Sectores

La demanda de las casas prefabricadas continúa en auge en España

Los altos beneficios que acompañan las casas de madera aumenta la demanda de los españoles, volviéndose una de las mejores y más rentables opciones entre las viviendas sustentables.

Hoy en día la venta de casas prefabricadas ha aumentando en España, volviéndose una opción más rentable para los compradores que desean encontrar mejores opciones que no acaben con su presupuesto. Incluso, las opciones se han diversificado, y es cada vez más fácil encontrar empresas especializadas en el tema, que ofrecen opciones a precios más accesibles.

Las casas prefabricadas se conocieron a finales del siglo XX en Estados Unidos y Canadá, para posteriormente volverse muy populares en Francia e Inglaterra. En cuanto a España, no había conseguido buena fama, hasta que en los últimos años, gracias a su gran éxito en otros países, se ha interiorizado los grandes beneficios que pueden acompañar este tipo de hogares sustentables.

En los últimos tres años ciertamente se ha abierto paso en nuestro país, y hasta se ha triplicado las solicitudes de presupuestos. Según datos otorgados por el portal de reformas online Habitissimo, solo en el 2015 se formalizaron 4.000 presupuestos, a diferencia del 2013, donde solo se solicitaron 1.750. Como dato curioso, la mayor parte de las solicitudes fue hecha por internet, dejando claro que los millennials  son los consumidores ven el mayor potencial en este estilo de viviendas.

Si estas pensando en solicitar presupuesto para una casa prefabricada, hay ciertos puntos que debes tomar en cuenta: la información nunca sobra, e investigar todos los beneficios que vienen de la mano de estas viviendas es el punto más importante para decidir si te conviene o no. Estas viviendas son tan resistentes y sólidas como las casas de ladrillo, e incluso, pasan por un proceso de evaluación para definir si cumplen o no con la normativa existente.

Adicionalmente, el precio es su mayor atractivo. Situándose entre 700 y 900 euros por metro cuadrado, mientras que las viviendas tradicionales se sitúan entre 1000 y 1400 euros. Además, pueden construirse en no más de mes y medio o dos meses, recortando por mucho la espera para la mudanza y como la madera es un aislante natural, abarata de manera importante la factura energética, logrando un ahorro de hasta 70% el uso de la calefacción.