Internacional

La economía de la Eurozona da un frenazo en el segundo trimestre

La oficina estadística de la UE ha confirmado hoy que el PIB de la eurozona se estancó en el segundo trimestre (variación del 0%) frente al crecimiento del 0,2% registrado en el trimestre anterior. La parálisis se debió a la contracción del 0,2% de Alemania e Italia, primera y tercera economías de la eurozona, mientras que Francia, la segunda mayor, se estancó, y sólo España y Países Bajos de entre las grandes lograron una mayor expansión, con avances del 0,6% y el 0,5%, respectivamente.

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, la economía de la zona euro experimentó en el segundo trimestre un crecimiento del 0,7%, lo que implica una desaceleración de tres décimas respecto al trimestre precedente, según reflejan los datos de la segunda estimación del PIB publicados por la oficina comunitaria de estadística europea, Eurostat.

En cuanto al conjunto de la Unión Europea (UE), el crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año respecto a los tres meses anteriores se moderó una décima, hasta el 0,2%, mientras que en términos interanuales bajó al 1,2% desde el 1,4%. Entre los países de la UE cuyos datos estaban disponibles, los mayores incrementos trimestrales del PIB correspondieron a Malta (+1,3%), Letonia (+1%), Lituania, Hungría y Reino Unido (todos con +0,8%).

Por contra, los peores datos de la evolución del PIB en el segundo trimestre respecto al primero correspondieron a Rumanía (-1%), Dinamarca y Chipre (-0,3%), Alemania e Italia (ambos -0,2%).

La parálisis de la economía de la eurozona en el segundo trimestre y el debilitamiento de las expectativas de crecimiento para la segunda mitad del año han sido uno de los factores tenidos en cuenta por el BCE para anunciar este jueves una histórica rebaja de tipos hasta el 0,05%, así como el lanzamiento de un programa de compra de deuda a partir de octubre.

De hecho, la propia entidad presidida por Mario Draghi revisó ayer a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB para la eurozona en 2014 y 2015. En concreto, el BCE espera que la economía de la eurozona crezca este año un 0,9%, una décima menos de lo previsto en junio, mientras que en 2015 y 2016 el PIB de la región se expandirá a un ritmo del 1,6% y el 1,9%, respectivamente, frente al 1,7% y el 1,8% previsto con anterioridad.

Cambio de metodología
La oficina estadística comunitaria informó de que los datos del crecimiento del PIB del segundo trimestre publicados este viernes son los últimos calculados bajo la antigua metodología ESA 1995, por lo que las próximas publicaciones a partir de mediados de octubre se harán ya mediante la nueva metodología ESA 2010.

“La primera estimación de los principales agregados del PIB europeo sobre la base de ESA 2010 está prevista para mediados de octubre y se acompañará de información sobre el impacto de la introducción de estos nuevos estándares”, indicó Eurostat.
De este modo, la oficina estadística advirtió de que la primera estimación del PIB del tercer triemstre, que será publicada el próximo 14 de noviembre, ya será calculada mediante ESA 2010.

En este sentido, Eurostat recordó que la introducción de esta nueva metodología de cálculo supone principalmente que los gastos en investigación y desarrollo serán contabilizados como inversión, lo que podría incrementar el nivel de PIB de la UE en unos dos puntos porcentuales.

Incrementos del PIB
Asimismo, según ESA 2010 los gastos en sistemas de armamento también serán contabilizados como inversión, lo que podría elevar el PIB de los Veintiocho en una décima aproximadamente.

Por otro lado, algunos países aprovecharán para introducir algunas mejoras estadísticas, incluyendo actualizaciones de la toma de datos, así como una armonización de la metodología empleada para contabilizar determinadas actividades ilegales, como la prostitución o el tráfico de drogas.

“Se espera que la metodología ESA 2010 incremente el nivel de PIB de los estados miembros en diferentes cantidades. Este cambio se aplicará a la serie de datos a largo plazo, al menos hasta 1995”, apuntó Eurostat, que confía en que los cambios en el crecimiento del PIB entre periodos sea “limitado”.