Opinión

A la espera de un 'descafeinado' debate electoral

Parece que todo el mundo coincide. El debate electoral que esta noche enfrenta a Arias Cañete y Valenciano, poco cambiará las cosas. Tanto PP, como PSOE están aprovechando los últimos minutos para preparar un encuentro muy ‘a la española’ – es decir – midiendo las palabras al milímetro y sin salirse de un guión que ya está escrito por los cerebros de la campaña.

Por un lado el popular Pedro Arriola, y por otro el socialista Ignacio Varela, ambos entre bambalinas dictando y repasando cada frase que salga de la boca de los candidatos hoy a partir de las 22.30 en el plató de Televisión Española.

Por otro lado, los expertos también coinciden al criticar la poca trascendencia de la cita preelectoral de esta noche. Con una previsión de participación muy baja y sin el resto de partidos rivales, Cañete y Valenciano “no moverán muchos votos”.

Todo en un clima en el que mucho peso tendrá la batalla que la socialista le ha declarado a la troika (a pesar de que su compañero de filas – Joaquín Almunia – forma parte de ella), pero también el viaje al pasado que lidera la campaña popular, empeñado en comparar los gobiernos de Zapatero y Mariano Rajoy olvidándose de que la carrera – que concluye el próximo 25 de mayo – finaliza en Bruselas.

Otro de los temas más recurrentes serán los escándalos de corrupción que azotan las sedes de ambos partidos. Los últimos coletazos de Bárcenas y los EREs de Andalucía aportarán algo más de tensión a un descafeinado debate electoral.

CARLOS REUS