Política Sectores

La facturación de las empresas familiares españolas creció más que la media europea

Se incrementó un 70 por ciento  en los últimos doce meses

La recesión económica se está quedando atrás ya que siete de cada 10 empresas vieron aumentar su facturación en el último año, creando empleo por primera vez. En concreto, la facturación de las empresas españolas se incrementó un 70 por ciento en los últimos 12 meses, 11 puntos más que la media europea, según el Barómetro de la Empresa Familiar, elaborado por KPMG y el Instituto de la Empresa Familiar. Este crecimiento estuvo condicionado, entre otras cosas, por la bajada de los tipos de cambio y el bajo precio del crudo, lo que permite estimar que los próximos meses serán positivos.

La buena situación hacia la que se encamina el país se nota también en la búsqueda de financiación, que ha dejado de ser un problema para el 80 por ciento de las empresas. Y es que esta sigue siendo la principal forma de conseguir dinero ya que el 83 por ciento de los encuestados afirman acudir únicamente a los bancos, frente al 16 por ciento partidario de solicitar la participación de los socios.

La mejoría se hace notar también en el cambio de los factores que preocupan a los propietarios de estas empresas, de forma que la reducción de la facturación y el difícil acceso a la financiación dieron paso a la incertidumbre política por la proximidad de las elecciones generales y el descenso de la rentabilidad. A estas le sigue la creciente competencia, que aunque sea el tercer motivo de alerta para la sociedad española es el principal para la media europea, que ve como cada año se crean más de un millón de nuevas empresas.

En cuanto al crecimiento, la internacionalización constituye una de las mejores opciones para hacerlo de forma sostenida. Muchos ya lo han llevado a cabo, de forma que dos de cada tres empresas familiares de España opera en mercados exteriores e incluso ampliarán su presencia en un futuro (el 69 por ciento).

La inversión como plan estratégico

Las formas que tienen las empresas de crecer son múltiples, aunque algunas son más empleadas que otras. Es el objetivo del 78 por ciento de las encuestadas.

La innovación es uno de los principales factores de éxito, sin embargo solo el 20 por ciento de las empresas llevarán a cabo esta práctica. La opción elegida por la mayoría, el 26 por ciento, pasa por la diversificación en nuevos productos y servicios. La tercera es la internacionalización, elegida por el 16 por ciento de los encuestados.

Optimistas sobre el futuro

Las empresas han cambiado su perspectiva sobre el futuro, de forma que mientras su principal objetivo en 2013 era la supervivencia de la sociedad familiar, ahora es continuar el con crecimiento experimentado en los últimos meses de forma sostenida.

Y es que el 79 por ciento se sienten optimistas sobre aquello que les deparará  en un futuro próximo frente al 42 por ciento de 2013. El mismo comportamiento muestran las perspectivas negativas, reduciéndose del 25 al cuatro por ciento, lo que muestra que el crecimiento y las buenas previsiones de futuro han vuelto a la agenda empresarial.

Para fomentar el empleo, el Barómetro resalta que sería necesario llevar a cabo una reducción de los costes laborales y los impuestos, además de llevar a cabo nuevos planes de inversión. Sobre esto último, el 78 por ciento de los encuestados afirman que lo tienen en mente, un porcentaje que se ha incrementado en los últimos años.

Yasmina Pena