Nacional Política Sectores

La Fiscalía pide 12 años de prisión y 20 de inhabilitación para dos cabecillas de la red de captación de yihadistas en España

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide un total de 12 años de prisión y 20 de inhabilitación para los dos cabecillas de la red de captación de yihadistas en España, Karim Abdeselam Mohamed, `alias Marquitos´, e Ismail Abdelatif al Lal, `alias Stifo´, y 10 años para otros nueve participantes en esta red de apoyo al Estado Islámico (EI) en Siria.

El fiscal entiende que los dos líderes del grupo son responsables de un delito de pertenencia a organización terrorista, de la que ambos eran “integrantes activos”, además les atribuye otro de tenencia de armas de fuego.

Abdeselam Mohamed, `alias Marquitos´ es considerado por el fiscal el coordinador del grupo en materia de adoctrinamiento y en tareas de preparación del viaja a Siria. Contribuyó también a la financiación de las operaciones de traslado.

En el registro que se practicó en su domicilio de Ceuta en junio de 2013, se encontró material de propaganda para la yihad, entre el que había audios laudatorios de la yihad incluido uno publicado por “La brigada de los muyahidines en Siria”.

PROPAGANDA

También se le intervinieron fotografías portando la bandera del Estado Islámico de Irak y Levante, que luego fueron utilizadas por el ISIL para “reivindicar la autoría de los atentados suicidas” de sus “mártires”.

La Fiscalía considera que Abdeselam se encargó de buscar y gestionar la compra de billetes para viajar a Siria. También le responsabiliza de gestionar los fondos recaudados entre los yihadistas y personas afines. Además, considera que servía de enlace entre los desplazados y sus familias, llegando a trasladarles incluso su testamento vital.

Ismail Abdellatif al Lal, `alias Stifo´, tenía una función “esencial” en la red, según la fiscalía. Se ocupaba de acompañar y controlar el envío de muyahidines a Siria, jugando un papel esencial en el viaje de los cuatro desplazados desde España a Turquía. Con ese motivo, viajó tres veces a Turquía.

En su domicilio de Bélgica se intervino un ordenador en el que había búsquedas en Internet relacionadas con la guerra en Siria, sobre Rachid al Wahbi, y vídeos relacionados con acciones terroristas cometidas por Al Nusra, así como material propagandístico.

También están imputados Abdelkrim Chaib Abdelaziz, `alias Chatarra´, que ejercía funciones de adoctrinamiento, ayuda a la organización de viajes y contacto con las familias de los combatiente en Siria; Mohamed Heyouf Mohamed, `alias Aiuf´, también colaborador en la preparación de viajes; y Tarik Mustafa Hamed, `alias Conejo´, que mantenía el contacto entre los combatientes y la organización.

Abdelah Abdeselam Ahmed, `alias Chepej´, está acusado de captar y adoctrinar a posibles combatientes; Yassin Ahmed Laarbi, `alias Pistu´, estaba integrado en el aparato de captación y radicalización y, finalmente, Abdesamij Laiachi Abdeselam, Rochdi Abdeselam Lah y Nordin Ahmed Abdel Lah, que intentaron incorporarse a las actividades terroristas del ISIL en Siria.

TURQUÍA

La Fiscalía relata que el comienzo de la incorporación de yihadistas desde Marruecos y España tuvo lugar con el viaje que Ismael Abdelatif realizó a Turquía donde se reunió entre los días 4 y 8 de abril de 2012 con Abdelaziz el Mahadali, líder de la Kativa Tarik Ibn Ziad.

El propio líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri, fue el que autorizó el inicio de la operación de envió de yihadistas mediante un correo en el que utilizaba la fórmula “Adelante leones de Sham”.

Con esa autorización, el 7 de abril de 2012 Rachid Hossain Mohamed, `alias Wahbi´; Mustafa Mohamed Layachi, `alias Pitis´. y Mustafa Mohamed Abdeselan, `alias Tafo´, se trasladan en barco desde Ceuta hasta Algeciras y de allí a Málaga. Desde allí viajaron en avión a Turquía tras haberse cortado el pelo y la barba y obtener un pasaporte nuevo.

En el hotel Ceilán de Antakia (Turquía) se reunieron con el también acusado Ismael Abdelatif y contactaron con otros individuos provenientes de la célula marroquí, que partieron de Casablanca. Finalmente, cruzaron la frontera de Siria entre los días 2 y 3 de mayo de 2012.

 

SERVIMEDIA