Nacional

La Fiscalía pide 56 años de prisión para Narvaez Goñi y Alberdi Uranga por el asesinato de Manuel Broseta

GTRES
GTRES

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido penas de 56 años de prisión para los presuntos etarras Juan Jesús Narvaez Goñi e Itziar Alberdi Uranga, por considerarlos coautores del asesinato del catedrático Manuel Broseta, en enero de 1992.

Según el escrito de acusación, ambos imputados formaron parte del comando `Ekaitz´ de ETA entre mediados de 1991 y marzo de 1992, fecha en la que fue desarticulado. El fiscal les imputa delitos de asesinato consumado, asesinato frustrado, utilización ilegítima de vehículo a motor ajeno y sustitución de placas de matrícula.

Al parecer los acusados recibieron instrucciones de la dirección de la banda terrorista para acabar con la vida del catedrático de Derecho Mercantil Manuel Broseta Pont por ser “no sólo un profesor de universidad, sino también miembro del Consejo de Estado español, responsable de la Ley de Armonía de las Autonomías y miembro del Consejo de Administración de numerosos bancos españoles”.

Para realizar el encargo, los dos procesados robaron un vehículo con el que desplazarse a la zona universitaria de Valencia y le cambiaron las placas de matrícula. Colocaron en su maletero un artefacto explosivo compuesto por un sistema eléctrico de iniciación, con activación por temporizador y explosivo `amosal´ y dinamita, que sería programado a la hora elegida, con el objetivo de matar a los policías que estuvieran manipulando el vehículo tras el atentado.

En las primera horas del 15 de enero de 1992, los dos acusados se trasladaron en el vehículo Volkswagen Polo robado a las proximidades de la Facultad de Derecho de Valencia donde esperaron la aparición de Broseta, al que se acercaron por la espalda y le dispararon una sola vez a “escasos centímetros de la cabeza”.

El proyectil siguió una trayectoria rectilínea que afectó al tronco del encéfalo, cerebelo, lóbulo temporal derecho y lóbulo frontal derecho, que le produjo una muerte instantánea. Según el escrito del fiscal, Navaez y Alberdi se subieron al vehículo y se dirigieron al cruce de la Avenida de Aragón con la calle Amadeo de Saboya, donde lo abandonaron con la carga explosiva.

El coche fue localizado por la policía y acabó explotando pasadas las 13.00 horas, ocasionando daños materiales a los vehículos e inmuebles colindantes. Además, el agente José Vicente Martos, que inspeccionaba el vehículo resultó gravemente herido en uno de sus brazos y tardó en curar 784 días.

Francisco Múgica Garmendia “Pakito”, José Luis Álvarez Santacristina “Txelis” y José Luis Urrusolo Sistiaga “Joseba” son los tres miembros de ETA que hasta la fecha han sido condenados como inductores por el asesinato del profesor de Derecho Mercantil, Manuel Broseta. Solo Sistiaga estaba en Valencia cuando se apretó el gatillo pero fue condenado como inductor y no como autor material.

SERVIMEDIA