Política Sectores

La Guardia Civil ha destruido más de 3.400 armas en Vizcaya

La Guardia Civil ha destruido en la provincia de Vizcaya más de 3.400 armas que habían sido incautadas en diversas operaciones o entregadas voluntariamente por sus dueños para inutilizarlas.

Según informó el Instituto Armado, el material destruido estaba depositado en la Intervención de Armas y Explosivos. Se trata de la mayor operación de este llevada a cabo hasta la fecha en el País Vasco por la Benemérita.

Este cuerpo de seguridad explicó que se han eliminado un total de 3.431 armas que estaban depositadas en las diferentes Intervenciones de Armas de Vizcaya, donde se habían almacenado tras haber sido decomisadas o entregadas voluntariamente por sus titulares para su destrucción.

En concreto, se ha llevado a cabo el achatarramiento de 2.234 armas largas; 93 pistolas; 74 revólveres; 680 armas blancas; 60 detonadoras; 71 de aire comprimido; dos armas tipo ‘flobert’; 21 armas de avancarga; cinco anestésicas; dos subfusiles; 63 piezas fundamentales (cañones y otros elementos); y 126 armas prohibidas.

MÁS DE 38.000 LICENCIAS

Del total de armas destruidas, 986 estaban depositadas a disposición de autoridades judiciales o administrativas. Entre ellas se encontraban 680 armas blancas; 52 armas de aire comprimido; 57 detonadoras; 28 escopetas; dos rifle y un subfusil; 12 revólveres; 26 pistolas y 126 más de diferentes categorías, entre las que hay defensas eléctricas, puños americanos, lanzagranadas, espray, defensas eléctricas y extensibles, bates, etc.

Muchas de las armas fueron decomisadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad por diversas infracciones a la Ley Orgánica 1/92 de 21 de febrero sobre la Protección de la Seguridad Ciudadana, mientras que otras se encontraban en depósito judicial como consecuencia de la comisión de diferentes delitos y faltas.

Las Intervenciones de Armas de Vizcaya gestionan en la actualidad más de 38.300 licencias de armas de diferentes categorías y alrededor de 83.029 guías de pertenencia que se corresponden con otras tantas armas.

 

EUROPA PRESS