Empresas

La industria tabaquera pide otra regulación de la fiscalidad para cigarrillos

Aumenta la venta ilegal de tabaco por la subida de impuestos que ha sufrido el producto en las últimas décadas, según Adelta

La Asociación Empresarial del Tabaco (Adelta) ha asegurado que la presión fiscal ha subido un 614 por ciento el coste medio de la cajetilla de cigarrillos en los últimos 25 años, y pide una “regulación inteligente que compagine la realización de los objetivos públicos y los intereses del sector”.

En un comunicado, ha considerado que en estos últimos 25 años se ha producido una “distorsión del mercado”, porque “el encarecimiento del producto” “favorece el trasvase hacia el comercio ilegal”, ya que “el consumidor busca alternativas más asequibles” y a la vez “no tiene el efecto deseado en cuanto reducción del consumo”.

Según sus datos, el tabaco es el producto que más ha subido de precio en los últimos cinco lustros, al pasar de 0,61 euros en 1990 a 4,37 euros en 2014.

Su incremento ha sido “tres veces más rápido que el de la cesta básica de bienes y servicios”, ya que el IPC general se duplicó ese periodo, según el informe “La industria del tabaco en España: 1990-2015”, que Analistas Financieros Internacionales (AFI) han elaborado para Adelta con motivo de su 25 aniversario.

Ha detallado que el 77 por ciento del precio de venta al público del tabaco equivale a impuestos, un porcentaje que se eleva al 80 en el caso de los cigarrillos -la categoría más vendida-, frente al 47 de los hidrocarburos o el 43  del alcohol.

Crece el comercio ilegal
Según Adelta, las ventas de cigarrillos se han reducido a la mitad -han pasado de 4.096 millones de unidades (1990) a 2.340 millones (2014)-; fue a partir de 2008 cuando se produjo la mayor caída y comenzó el comercio ilegal de cigarrillos, pese a que éste último estaba prácticamente erradicado en España.

Los cálculos de esta organización sitúan en 1.010 millones de euros las pérdidas fiscales por el comercio ilegal de cigarrillos, que representaron el 12,5 por ciento de los consumidos en España -casi el 50 sólo en Andalucía-.

Otra de las consecuencias del comercio ilegal en el sector es que dificulta la consecución de los objetivos sanitarios, facilita el acceso de los menores y carece de controles.

Adelta está integrada por Altadis-Imperial Tobacco España, British American Tobacco España, Compañía Canariense de Tabacos, Davidoff of Geneva Iberia, El Guajiro, Ibertabac Comercial, Japan Tobacco International Iberia, Landewyck Tabacos España, LP Promociones de Tabaco, Scandinavian Tobacco Group Spain y Tabacalera.

El sector tabaquero emplea a 14.853 trabajadores y sólo el año pasado vendió tabaco por valor de 11.800 millones de euros, de los que 9.100 millones correspondieron a impuestos especiales e IVA.

EFECOM.