Sectores

La inestabilidad política provocaría pérdidas de 900 millones de euros en el turismo

El turismo ha sido uno de los sectores que más ha contribuido al crecimiento económico, “la principal locomotora”, ha dicho esta mañana el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, en la presentación del informe que han elaborado sobre las perspectivas turísticas de 2015. Afirmaciones respaldadas por los datos con los que ha cerrado el año porque el PIB turístico aumentó un 3,7 por ciento, medio punto por encima de la media de los otros sectores.

Es una situación que se vio favorecida por el crecimiento de la economía y, por consiguiente, la creación de empleo. Un contexto que podría cambiar, como ha explicado Zoreda esta mañana, debido a la inestabilidad política que está sufriendo nuestro país y que, de continuar así, provocaría pérdidas de 900 millones de euros procedentes del sector turístico. Por esta razón, Exceltur augura dos interrogantes para este año: si se estabiliza el clima político y se conforma un gobierno en los próximos meses, el PIB turístico podrían incrementarse en un 3,4 por ciento, mientras que de no darse un clima estable, lo haría 2,7 puntos porcentuales. Es una diferencia de apenas siete décimas pero que podría causar la pérdida de una importante cantidad de dinero.

Sin embargo, el comportamiento a la baja no estaría condicionada por la llegada de turistas extranjeros, sino por la movilidad de los españoles, que verían condicionadas sus expectativas consumistas y la creación de empleo. Y es que el mercado nacional ha sido el principal mercado de origen para el conjunto del sector, aumentando más de un cinco por ciento los viajes en el territorio nacional y 15 puntos porcentuales al exterior.

Volviendo a los datos sobre el conjunto de los pasados 12 meses, el 2015 ha sido “un año generalmente bueno”, afirma Zoreda, en el que el incremento de la facturación de las empresas ha sido bastante notable. Concretamente, el 84,7 por ciento de las que se dedican al sector mejoraron sus ventas y de ellas el 56 por ciento lo hicieron en más de cinco puntos. Además, el 83,4 por ciento mejoraron los márgenes y resultados finales debido al aumento de las ventas, el resultado de las políticas de  eficiencia operativa aplicada en los años de la crisis y la reducción de los costes energéticos y financieros.

En total, el año cerró con 124 millones de euros de facturación, una cantidad que supone el 11,7 por ciento del total del PIB. Son 5.600 millones más que en 2014 que provocaron un crecimiento adicional del Producto Interior Bruto de medio punto.

Además, “hemos sido líderes en la creación de empleo”, explicó Zoreda, durante el pasado año, el sector creó 73.343 puestos de trabajo, un cinco por ciento más en tasa interanual, alcanzando los 1,4 millones de afiliados a la Seguridad Social, de forma que uno de cada siete nuevos puestos de trabajo fueron creados por el sector turístico. Y es que atender a la elevada demanda supone un incremento en la contratación, por lo que se continuar con las cifras al alza aumentaría la oferta de puestos de trabajo.

Aumentan los turistas pero disminuye el gasto

Es cierto que la contribución del turismo al PIB español creció en este último año, pero ha sido motivado por el incremento de los viajes, no por el desembolso que los viajeros hacen durante sus vacaciones. El gasto medio por turista en 2015 se situó en los 741 euros, una cifra muy por debajo de los 1.100 euros del año 2000. Esto se debe a que, cada vez más, viajan en compañías ‘low cost’ y se alojan en viviendas de alquiler, el gran problema al que se enfrentan los empresarios del sector. Y es que la competencia desleal ha protagonizado un crecimiento “desbordante e incontrolado”, señala el informe, porque en España existen 2,7 millones de plazas de alquiler de vivienda turística para los 2,4 millones de plazas regladas.

Es un problema que no solo afecta a las empresas, sino también al conjunto de los españoles porque su contribución socioeconómica es un 84,2 por ciento inferior y provoca que se creen un 500 por ciento menos de puestos de trabajo

Turismo extranjero

La inestabilidad geopolítica que viven algunos países competidores ha acuciado también la llegada de turistas. Concretamente, los atentados producidos en Túnez, el avión derribado en Egipto y los altercados producidos en Turquía ha provocado que estos tres países, en conjunto, perdiesen 2,1 millones de turistas y casi la mitad de ellos (un millón) han elegido a España como destino para pasar sus vacaciones.

Por su parte, la depreciación del euro frente al dólar (-16,5 por ciento) y la libra (-12,1) ha sido otro aliciente que incrementó la llegada de turistas extranjeros a nuestro país, sobre todo para los británicos y estadounidenses. La caída en el precio del petróleo hasta un 37 por ciento abarató el transporte, otro factor que propició el incremento en las cifras.

A ello cabe añadir la tendencia al alza que han protagonizado los viajes de negocios, tanto de españoles como extranjeros, que se incrementaron un 11,3 por ciento hasta septiembre, casi cuatro puntos y medio más que aquellos que viajaron por ocio. En el caso de los extranjeros, este tipo de desplazamientos se incrementaron un 17,5 por ciento, más de 10 puntos por encima de los motivados por el ocio, debido a que la mayoría de las empresas tienen sus sedes en Madrid y por la entrada de inversiones exteriores.

Madrid y el norte peninsular, los destinos más beneficiados

En general, aumentaron las ventas en la mayor parte de los destinos turísticos españoles, de forma que para el conjunto de 2015 se estiman resultados superiores al 10 por ciento en 13 de las 17 Comunidades Autónomas, con Madrid y Galicia a la cabeza.

Pero la costa sigue siendo el rey vacacional y experimenta un nuevo incremento en los ingresos, siendo Baleares y la Comunidad Valenciana los que registraron el mejor balance.

Con todo ello, se auguran buenos resultados para 2016, aunque la medida de este comportamiento dependerá del escenario político. Aun con todo, los empresarios se sienten optimistas y el 89,3 por ciento de ellos prevén mejorar sus ventas y resultados en este año que acaba de comenzar, un aumento que tendría su reflejo en el empleo porque el 81,1 por ciento de las empresas turísticas prevén crear nuevos puestos de trabajo.

Yasmina Pena