Nacional

NS/NC. La Infanta se desvincula totalmente de Aizoon

La infanta Cristina ya ha salido de los juzgados de Palma de Mallorca, tan sonriente como ha entrado. El coche en el que ha llegado ha vuelto a bajar la rampa y ha esperado la salida de Doña Cristina. La hija del Rey no se ha salido del guión que llevaba bien preparado y ha contestado con “evasivas” a la mayoría de las preguntas donde las respuestas han sido “no se, no conocía o confíaba en mi marido”.

Así lo ha asegurado el abogado Manuel Delgado, representante del Frente Cívico Somos Mayoría, que está asistiendo al interrogatorio como imputada de la hija del Rey. Ha contado que la imputada real se ha acogido a su derecho a no contestar a determinadas preguntas y ha rechazado responder a las cuestiones que querían plantearle las acusaciones particulares. Por su parte, Manos Limpias ha dicho a la salida de los juzgados que sabe “lo mismo que sabía esta mañana”. El abogado de la Infanta, Miquel Roca, se ha parado para responder a las preguntas de la prensa y se ha mostrado satisfecho con la declaración de su cliente.

El interrogatorio de Castro

El juez instructor del Caso Nóos ha ido exhibiendo y preguntando a la hija del Rey por cada una de las facturas y recibos de los gastos que, supuestamente, cargó a la empresa Aizoon. Castro le ha enseñado y preguntado a la Infanta hasta por el recibo que refleja la compra el 20 de mayo de 2008 de cuatro libros de Harry Potter. En el caso de los libros de la saga fantástica escrita por la británica J.K. Rowling, al igual que en el resto de gastos personales que ella y su marido, Iñaki Urdangarin, cargaron a las cuentas de Aizoon, la Infanta ha dicho desconocer que la tarjeta con la que los sufragaba se nutría con el dinero de la sociedad. Incluso el juez le dicho “Ha pasado hasta un parking de un euro ¿Creía que iba a colar?”

La Infanta, en otro apartado del interrogatorio dijo desconocer que la tarjeta con la que pagó numerosos gastos personales se cargaba en realidad a las cuentas de Aizoon, que se nutrían del dinero público captado por el Instituto Nóos. Con esta tarjeta el matrimonio sufragó gastos tan ajenos a la actividad de la empresa como viajes a la estación de esquí de Baqueira-Beret, en Lleida, facturas de aparcamientos y combustible o dispendios en botas y cascos de moto.

El préstamo de 1,2 millones de euros de Don Juan Carlos
Ha explicado que ya ha devuelto 150.000 euros de los 1,2 millones de euros que le prestó en el año 2004 el Rey para la compra del chalé familiar en Pedralbes. “Al final es mi padre y se fía de mí”, ha dicho la Infanta al ser preguntada sobre si el Monarca no le reclama que le devuelva el resto del dinero.

Se desmarca de Aizoon

La Infanta, a la hora de desmarcarse de las irregularidades del Instituto Nóos y de Aizoon, ha insistido en que ni participaba ni estaba informada con detalle de la actividad de estas sociedades y que confiaba en su marido.

La duquesa de Palma, por ejemplo, fue preguntada en este apartado sobre la razón por la que su nombre aparecía destacado en el folleto informativo con el que el Instituto Nóos buscaba posible clientes. La imputada ha insistido ante esta pregunta que nunca participó en las actividades de la sociedad con la que Urdangarin y Torres vertebraron la trama de captación y desvío de fondos públicos. Ha señalado que aceptó participar en esta empresa porque “confiaba en su marido” y en la diligencia de Urdangarin para gestionar correctamente y dentro de la legalidad la actividad de Aizoon.

Fuente: Servimedia/Redacción