Opinión

La inmensa estafa, capítulo…

No me voy a cansar de decirlo, pero a riesgo de resultar repetitivo y hasta pesado voy a insistir en ello una vez más: la peor crisis que se recuerda desde 1929 no ha sido tal, sino una inmensa estafa. Y países como España han sido un campo de pruebas. Un vistazo a la prensa económica así lo atestigua.

Lo primero que nos encontramos, y hoy repetirán los palmeros del régimen y algunos que no acaban de enterarse de por dónde amargan los pepinos, es que el Gobierno prepara un fondo de financiación para pymes. Cosa que estaría fenomenal sino fuera porque me juego la cabellera a que quienes deben estampar su firma para que el fondo se haga realidad no solo no han puesto en marcha una pyme en su vida, sino que en realidad el destino de las pymes sin liquidez les importa poco o muy poco. Ellos tienen su cargo y sus pensiones vitalicias casi aseguradas. Ténganlo siempre presente.

En ese contexto tan prometedor, nos encontramos con que en 2016 el 1% más rico del planeta amasará aún más fortuna. Si han leído ustedes a Piketty sabrán que eso es un sindiós, y que tiene mucho que ver, con el tema de la liquidez de las pymes en las que tanto dice que piensa el Gobierno. Cuando además te enteras de que una de las mayores fortunas del país piensa montar un complejo de lujo llamado ‘Canalejas’ en plena ‘city’ londinense, tienes la completa seguridad de que además de como un paria, quienes cortan el bacalao te están tratando como un memo. Será por eso que las encuestas dicen lo que dicen.