Política Sectores

La lista negra de Montoro estará disponible “a final de este año”

La reforma tributaria amplía el plazo de comprobación a los ejercicios prescritos

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, ha afirmado durante el Debate de la reforma de la Ley General Tributaria (LTG) que ha tenido lugar hoy en el Senado que la primera lista de deudores con Hacienda estará disponible “a final de este año”. En ella se recogerán ‘los nombres y apellidos’ de aquellos morosos cuya deuda supere el millón de euros a fecha 31 de julio de 2015 y no hayan sido satisfechas dentro del periodo de ingreso voluntario. Para posteriormente actualizarse en el primer semestre de cada año natural incorporando a los contribuyentes que no hayan cumplido a 31 de diciembre del año anterior.

La nueva LTG debe completarse con el beneplácito a la Ley Orgánica por la que se Regula el Acceso y Publicidad de Determinada Información contenida en las Sentencias Dictadas en Materia de Fraude Fiscal, cuyo objetivo es “alcanzar mayor eficacia y transparencia en la lucha contra el fraude”. Tal y como se explica en un comunicado del Ministerio de Hacienda la publicidad afectará sólo a sentencias firmes y la publicación de las misma no será completa.

Otra de las novedades de la LTG es la ampliación hasta 10 años de los periodos de comprobación e investigación a los ejercicios ya prescritos, aunque sólo para procedimientos abiertos de ejercicios no prescritos. Además, también se regula el procedimiento para la liquidación administrativa de deudas tributarias a pesar de que existan indicios de delito fiscal y se avanza en la ordenación del método de estimación indirecta de las bases imponibles, o lo que es lo mismo el sistema de módulos que a partir de ahora deberá especificar el origen de los datos a utilizar y su “plena aplicabilidad tanto para la determinación de ingresos y gastos”, medida que afectará especialmente a los autónomos y al pequeño comercio, sus principales usuarios.

A ello se añade el nuevo plazo de 18 meses para los plazos de inspección (actualmente 12 meses prorrogable otros 12), y se limitan tanto las causas de suspensión como las dilaciones no imputables a la Administración.

El empeño del Gobierno en la lucha contra el fraude y la economía sumergida le ha llevado al desarrollo de una nueva infracción tributaria “grave” con la que se penalizará la obtención de ahorros fiscales previamente declarados como de conflicto en la aplicación de la norma tributaria y siempre y cuando se demuestre reiteración en el comportamiento.

Mejora de la recaudación

En otro orden de cosas, Montoro ha aprovechado su intervención para destacar la buena marcha de la recaudación tributaria, incentivada en gran medida por los efectos acumulados de la reforma fiscal que hasta el momento ha supuesto un ahorro a los contribuyentes de 2.600 millones de euros. Así en los primeros ocho meses del año ésta ha crecido “por en cima del 5 por ciento en relación con los ocho primeros meses del año anterior”, y ha vuelto a hacer hincapié en que los ingresos derivados del IVA de las pymes han crecido un 12 por ciento.

Este impulso se verá favorecido además con la puesta en marcha del Proyecto SII (Suministro Inmediato de Información) el 1 de enero de 2017, con el que se implantará un nuevo sistema de gestión del IVA, que permitirá a la Agencia Tributaria obtener información en tiempo real de las transacciones comerciales, facilitando “la llevanza electrónica de los libros” y eximiendo al contribuyente de la presentación anual del impuesto.