Economía Empresas

La mitad de las oficinas bancarias cerradas desde la crisis son españolas

La crisis económica afectó a todos los sectores económicos, aunque el más ha sido el bancario. Asimismo, desde 2008 se cerraron 30.128 oficinas en el conjunto de la eurozona, de las cuales 4.978 fueron españolas.

A ello cabe sumar los 226.432 empleos destruidos. Según los datos publicados por el Banco Central Europeo (BCE), el 35,3% de ellos fueron españoles, es decir, 79.944 puestos de trabajo.

Y es que sólo en 2015, en España echaron el cierre 912 sucursales, hasta las 31.087, y 156.127 en el caso de la eurozona. Estos datos exponen que nuestro país es el tercero con más oficinas, sólo superado por Francia y Alemania, con 37.567 y 34.045 sucursales respectivamente. También ocupa los primeros puestos en cuanto al empleo. Concretamente, es el cuarto con más personas trabajando al alcanzar los 196.553 empleados, por detrás de Alemania (646.000), Francia (407.000) e Italia (298.500)

En cuanto al conjunto de los países de la UE, el pasado año cerraron 15.454 oficinas y 49.593 desde 2008, finalizando 2015 con 188.109 sucursales. En consecuencia, el empleo también se ha visto reducido.  Se destruyeron 395.202 puestos de trabajo desde que comenzó la crisis y 24.152 el pasado año.

Sin embargo, no todos los países han seguido el mismo comportamiento. El empleo creció en la República Checa, Dinamarca, Estonia, Grecia y Chipre entre otros, y las sucursales aumentaron en Luxemburgo, Polonia y Eslovaquia.