Empresas

La morosidad empresarial bajó hasta los 94,2 puntos en el último trimestre de 2014

El índice supone el menor registro del año con una bajada de seis décimas

El Índice Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) cerró el último trimestre de 2014 en 94,2 puntos, lo que supone una disminución de seis décimas respecto al trimestre precedente. Así, lo ha confirmado este martes el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, en la presentación del Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial.

Según este informe, tanto los periodos medios de pago como el crédito comercial en mora han experimentado una reducción en el último trimestre del pasado año. Así, el periodo medio de pago ha disminuido en más de un día, pasando de 82,6 días a 81,5, aunque situándose lejos de los 60 que marca la ley y de los periodos previos a la crisis.

No obstante, Garamendi ha querido destacar la importancia que supone el descenso en la tasa de mora. “En un contexto de plena y clara recuperación de la economía la morosidad empieza a descender y las empresas parece que se están acostumbrando a esa recuperación”.

Por su parte, el crédito comercial en mora representó a finales de 2014 el 70,8 por ciento del total de facturas pendientes de pago. No obstante, pese a suponer una reducción respecto al trimestre anterior, 7 de cada 10 facturas se pagan todavía con retraso.

Sin embargo, la morosidad de dudoso cobro evoluciona de manera diferente y sigue manteniéndose en niveles elevados. De este modo, en diciembre de 2014, el periodo medio de impago se situó en 1.086 días, lo que supone un incremento de 84 días.

Asimismo, el coste financiero de la deuda comercial entre las empresas se situó en los 1.611 millones de euros en el último trimestre de 2014, manteniéndose prácticamente estable aunque situándose aun en niveles muy elevados que equivalen al 0,1 por ciento del PIB. En este sentido, el presidente de Cepyme ha señalado que se trata de un porcentaje “muy importante”, puesto que el coste supone 1.000 millones de euros, que es lo que “conlleva la morosidad”.

Las pequeñas empresas, las menos morosas

En relación al tamaño de las empresas deudoras, las más pequeñas tardaron 75,3 días en hacer frente a sus pagos, lo que significa que excedieron el límite legal en 15 días, aunque respecto al tercer trimestre de 2014 supone una reducción de 1,8 días.

Por su parte, las de entre 10 y 49 trabajadores lo hicieron en 82,1 días y las medianas en 84,1, con reducciones intertrimestrales de 1,4 y 0,8 días, respectivamente.

En cuanto a los sectores de actividad, la mayoría han visto reducir sus periodos medios de cobro. Destacan el sector químico, con 8,2 días menos; el de madera y mueble, con una reducción de 3,6 días, y el de papel y artes gráficas, con un descenso de 2,6 días. Por el contrario, los del textil y agroalimentario han registrado incrementos de 4,4 y 1,8 días, respectivamente.

Buen día para el empleo

Antonio Garamendi ha destacado también que los datos conocidos esta mañana respecto a los niveles de desempleo son muy positivos. “Hoy es un buen día y cuando hay buenas noticias nos debemos alegrar”, ha señalado.

Para el presidente de Cepyme, se trata de un dato histórico en esta fecha y estás seguro de que “marcará una tendencia” con una mayor creación de empleo.  “Estamos empezando a contratar a más gente. Hay una recuperación en el sector de los servicios, y el turismo y el consumo privado también repuntan”, ha afirmado.

No obstante, Garamendi ha mostrado su preocupación por los altos índices en el paro estructural y en el juvenil y ha defendido que son los principales temas a tener en cuenta.

Asun Infante