Sectores

La morosidad rompe con la tendencia a la baja acumulada durante 2015

La morosidad empresarial ha experimentado un repunte al alza en el tercer trimestre del año hasta los 81,4 días, dos décimas más que en el trimestre anterior y rompiendo con la tendencia a la baja experimentado en los dos primeros trimestres del año.

Por su parte, el crédito comercial se elevó hasta el 68,5 por ciento del total, ocho décimas por encima que la tasa registrada en el trimestre anterior. Lo refleja el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial que edita Cepyme en colaboración con la Dirección General de la Industria y de la Pyme, cuyo incremento se da tanto en el período medio de pago como en el porcentaje de crédito comercial en mora.

La evolución de este indicador refleja la dificultar de lograr reducciones sustantivas en medio plazo, a lo que suma que el Índice Sintético de Morosidad Empresarial se situó en los 92,6 puntos en el tercer trimestre, un 0,7 por ciento más que en el segundo trimestre del año.

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, manifiesta la importancia de no bajar la guardia en la lucha contra la morosidad ya que es “uno de los riesgos asociados a la consolidación de la expansión económica y la mejora de las expectativas de crecimiento es que la mayor demanda y disposición de liquidez invite a las empresas a relajar la vigilancia en materia de cobros y pagos en plazo”.

Además, el Boletín confirma la diferencia en el pago a proveedores de las empresas. Asimismo, las de menor tamaño lo hacen antes que las grandes, registrando un periodo medio de 74,9 días frente a los 82,2, un aumento de 2,5 y 1,3 puntos respectivamente.

El coste financiero de la deuda se elevó hasta los 1.012 millones de euros, nueve millones más que en el segundo trimestre, debido al incremento del stock de crédito comercial y del porcentaje de la deuda comercial de mora, un coste que equivale al 0,1 por ciento del PIB.

Por sectores, las empresas textiles los las que más se han demorado en el cobro de sus facturas, superando los 102,5 días, un plazo que no se registraba desde principios de 2010.