Empresas

La nueva parte logística de Grifols en Dublín comenzará a operar en 2016

Su proximidad con España y que hace de puente entre Europa y EE.UU fueron algunas de las razones para instalarse en Irlanda

La noticia de llevar la parte logística del área de biociencia de Grifols a Irlanda sorprendió a la sociedad, algo que desde la empresa no acaban de entender porque, como dice la directora financiera y relaciones con inversores de la multinacional, Nuria Pascual, “la tesorería está en Dublín desde hace dos”. Lo ha hecho en el programa de esta casa Al Cierre, presentado por Arturo  Criado, donde ha explicado que lo que han hecho ha sido “inaugurar las nuevas instalaciones”, las cuales se han iniciado hace 18 meses y que comenzarán a operar en 2016.

Desde Grifols no comprenden la polémica que ha suscitado dicha noticia. “Es una inversión que estaba en nuestro Plan de Inversiones desde hace tiempo”, afirma Pascual e insiste en que lo único que están haciendo es “seguir el Plan”.

Esta decisión no está basada en el dinero que se podrían ahorra en el pago de impuestos porque, en palabras de Nuria Pascual, “los impuestos que se paguen o no se paguen van a depender del país en el que se generen los beneficios”, es decir, que “los  resultados en España van a ser unos y serán los mismos, no por el hecho de tener el almacén de materia prima en Irlanda van a cambiar los beneficios”. “Nuestra parte de pago de impuestos va a seguir siendo prácticamente la misma que la que ya tenemos hoy en día”, añade.

Para esta nueva planta logística, la empresa española especializada en el sector farmacéutico y hospitalario prevé contratar unas 140 personas y la decisión de construirla en Irlanda responde a varias ventajas: principalmente porque “es un país bastante próximo”, porque el funcionamiento en inglés les beneficia y resulta fácil para todas las estructuras con las que la empresa cuenta en Estados Unidos y, finalmente, porque “hace un poco de puente entre Europa y Estados Unidos”, tanto desde el punto de vista de horarios como el cultural. A esto cabe añadir que Irlanda cuenta con una “mano de obra bien formada”  con la que les resulta fácil conectar y trabajar. Además, cuenta con “una disponibilidad de terrenos y espacios a los que pudimos acceder para construir una planta que, realmente, tiene unas dimensiones importantes”, apunta la directora financiera.

Pese a esta nueva inversión, la empresa continuará teniendo su razón social en España, aunque “sí que es cierto que para algunos temas concretos, la parte más operativa en la decisión de biociencia, habrá allí una serie de personas”, apuntó.

Yasmina Pena