Política Sectores

La OCDE estima que el paro en España decrece a un ritmo mayor que el de otros países

Sin embargo,  seguirá siendo un 11,1 por ciento superior a los años anteriores a la crisis

El paro alcanzará el 21,5 por ciento de la población activa a cierre de este año y el 19,7 en 2016, según el último informe Perspectivas de Empleo de la OCDE, ocho y seis décimas menos respectivamente a las previsiones del pasado mes. De esta forma, la tasa de desempleo en nuestro país caerá a un ritmo más elevado que la de cualquier otro país miembro durante 2015 y triplicará a la media de la organización en 2016.

España es uno de los Estados con el ritmo más elevado en creación de puestos de trabajo, de forma que en 2015 crecerá un 2,9 por ciento y en 2016 un 2,8 por ciento, muy por encima de la media de la OCDE, que está en los 1,3 y un puntos porcentuales.

Aun con todo, seguirá estando 11,1 puntos porcentuales por encima de los años anteriores a la crisis y seguirá siendo el segundo país con mayor tasa de empleo de los Estados que conforman la organización, por detrás solo de Grecia.

Peculiaridades del mercado español

Las altas tasas de paro juvenil, la precariedad en los contratos y el desempleo de larga duración siguen siendo los temas de alerta para la organización. El desempleo juvenil alcanza el 5,1 por ciento, ocasionado principalmente por el fuerte aumento de los ‘ninis’, que representaban el 21 por ciento de los jóvenes cuando la media de la OCDE era del 14 por ciento.

Por otro lado, le mercado laboral sigue siendo precario, de forma que el 24 por ciento de los trabajadores tiene contratos temporales, una cifra superada solamente por Polonia. El salario mínimo también enciende las alarmas de la OCDE, ya que el salario medio supone el 41,1 por ciento frente a otros como el de Francia, que representa el 62,8 por ciento.

Esta precariedad es consecuencia del poco presupuesto con el que cuenta nuestro país para la creación de puestos de trabajo. Según las cifras de 201, esta partida de gasto equivale al 0,61 por ciento del PIB, un 22 por ciento menos que antes de que estallase la crisis.

Posibles soluciones

Los autores del estudio sugieren reformar los servicios estatales de empleo y aumentar los controles a los parados. Mientras que en otros países se exigen a los parados informes periódicos, una quinta parte de los desempleados en España no informan de manera establecida.

Por otro lado, el seguro de desempleo de nuestro país es uno de los más generosos de la OCDE, razón por la que las oficinas de servicios de empleo no tienen capacidad para poner en marcha suficientes políticas de activación que ofrezcan un apoyo eficaz a los solicitantes.

Yasmina Pena