Nacional

La OCDE mejora una décima su previsión de crecimiento económico en España en 2014 y 2015

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha mejorado una décima su previsión de crecimiento para la economía española en 2014 y 2015, con lo que estima que el PIB marcará alzas del 1,3% y el 1,7%, respectivamente.

Así consta en su último informe ‘Economic Outlook’ publicado este martes, en el que apunta además que la tasa de paro se situará en el 24,5% de la población activa este año y en el 23,1% el que viene, con lo que también se muestra más optimista que en sus cálculos anteriores.

El pasado mes de septiembre, con motivo de la presentación de su informe bienal sobre la economía española, el organismo apuntó que el PIB crecería un 1,2% este año y un 1,6% en 2015, con tasa de paro del 24,6% y el 23,6%, respectivamente.

Además, en el ‘Economic Outlook’ se recogen previsiones para 2016, ejercicio en que la OCDE señala que el PIB español subirá un 1,9% y la tasa de paro se moderará al 21,9%.

De esta manera, la OCDE respalda la estimación de crecimiento del Gobierno para este año, aunque se muestra más pesimista en 2015. El Ejecutivo de Mariano Rajoy apunta un aumento del PIB del 2%, tres décimas más que el organismo internacional.

En cuanto al desempleo, la institución prevé menos paro que el Gobierno (24,7%) este año, pero más en 2015 (22,9%).

Por otra parte, la OCDE considera que España cumplirá en 2014 con el objetivo de reducir el déficit público al 5,5%, aunque no logrará sus compromisos en 2015 y 2016, pues en esos años cifra el desequilibrio de las cuentas públicas en el 4,4% y el 3,3%, respectivamente.

Mientras, en el capítulo de deuda pública, el organismo prevé que ésta alcance el 96,7% del PIB este año, suba al 99,5% en 2015 y alcance el 100,9% en 2016.

PROPUESTAS

Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, la recuperación en España se fortalecerá “gradualmente” en los próximos años y la tasa de paro se moderara, aunque seguirá en niveles altos. En materia salarial, la OCDE señala que la presión a la baja continúa.

El principal reto de la política económica, subraya, pasa por lograr un crecimiento más fuerte y sostenido de la productividad y el empleo.

Ello, agregaron, requiere la aplicación plena y efectiva de las reformas estructurales.

Entre las propuestas concretas que hace se encuentra una reducción del coste de emplear a trabajadores poco cualificados.

Además, apuesta por mayores esfuerzos para mejorar la formación de los desempleados, aumentar la innovación y mejorar el entorno empresarial para aumentar la competitividad.

 

SERVIMEDIA