Edición Limitada

La oficina, cada vez más abierta

Los tiempos cambian y con ello la forma de trabajar y las necesidades de los empleados.

La oficina tradicional parece que va a desaparecer. Con los nuevo modales laborales que se basan en la ausencia de jerarquía, que potencian la creatividad y el intra emprendimiento por encima del control y de la presencia del trabajador en la oficina. Los espacios de trabajo, se están viajando hacia convertirse en oficinas más lúdicas y agradables, con Silicon Valley y sus empresas tecnológicas como paradigma.

La evolución tecnológica está llevando a pasar del mismo puesto de trabajo cada día, a una forma de trabajar autónoma en cuanto a espacio y tiempo se refiere. Cada sitio puede convertirse en un espacio de trabajo.

Estas nuevas formas empresariales, según Ofita, van ligadas a conceptos flexibles de trabajo. Construir algo innovador, diferente, necesita un espacio que lo acompañe.

Cada vez más empresas están recurriendo al sistema de “no territorialidad” como alternativa a puestos de trabajo personalmente asignados. Introducir nuevas funcionalidades, como un área de descanso, es una idea para celebrar reuniones informales y continuar con el cambio en el modelo de oficina.

Los diseños de las oficinas actuales son muy diferentes a los de antes, mientras antes había un gran número de despachos y menos zonas de interacción, en la actualidad el número de despachos disminuye en torno a un 60 por ciento. La alternativa a los espacios cerrados son ambientes complementarios.

Por un lado están los espacios de trabajo en grupo, flexibles y adaptables en función de las necesidades de un momento determinado. Con estos ambientes se han alcanzado beneficios como puede ser un incentivo de colaboración de empleados, la reducción del correo interno y el aumento de la creatividad.

Por otro lado, los espacios de comunicación informal o de valor añadido, son los que están más en auge. Estos ambientes permiten trabajar de una manera más libre y colaborativa. Diversas investigaciones demuestran que estos contextos menos formales pueden ayudar a estimular la creatividad y a que las personas den el máximo.

En el diseño del momento, hay espacio para ambientes que sirven como punto de encuentro, pero también hay sitio para ambientes privados.

Mª Asun Ten