Destacado Economía Nacional Noticias Política

La portabilidad de los servicios de telecomunicaciones es la más demandada y la más difícil

Según el último ‘Panel de Hogares’ de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) el cambio empresa de servicios (portabilidad) es más frecuente en el sector de las telecomunicaciones. En efecto, los clientes que más cambiaron de compañía en 2017 volvieron a ser, como el año anterior, los del sector de las telecomunicaciones, concretamente los de la telefonía móvil, con casi un 13%, frente a un 7,7% de los clientes de electricidad y un 6,9% de los de gas natural.

Del total de hogares que logró la portabilidad en telecomunicaciones, un 24% de los que se cambiaron de compañía de banda ancha fija y/o de telefonía fija declararon que el cambio de operadora fue “difícil” o “muy difícil”. Hubo más clientes que encontraron “difícil” cambiarse de operador de telecomunicaciones que de servicios energéticos. Sin embargo, el estudio pone de relieve que los usuarios se quejan de que en 2017 fue algo más complicado cambiarse de compañía eléctrica o de gas que un año antes.

En el caso de las telecomunicaciones fijas, pagar menos a final de mes por el servicio fue el motivo principal de cambio: seis de cada 10 clientes que cambiaron de compañía citaron este motivo.

El porcentaje de hogares que declararon cambiar de operador de banda ancha fija por la insatisfacción con la calidad del servicio rozó el 25%, mientras que uno de cada cinco cambió de operador para aumentar la velocidad de su conexión.

Abaratar la factura fue también la razón por la que casi ocho de cada 10 clientes optaron por un nuevo suministrador de electricidad, mientras que tres de cada 10 clientes de gas natural cambiaron de proveedor para beneficiarse de una oferta conjunta de gas y electricidad.

Más del 40% de los clientes de electricidad y gas natural se mantuvieron fieles a sus compañías en el último año porque consideraron que las ofertas de otros suministradores no les iban a suponer un importante ahorro en la factura. En el caso de las ‘telecos’, uno de cada cuatro clientes estaba contento con su proveedor (bien con su tarifa o con la calidad del servicio y la atención al cliente), por lo que optaron por permanecer fieles.

Finalmente, el porcentaje de hogares que declara tener cláusulas de permanencia en los contratos se mantuvo estable. En el caso de la luz y el gas ronda el 8%, mientras que en las telecomunicaciones, un 28,5% de hogares declara tener cláusula de permanencia vigente.