Internacional Sectores

La principal preocupación de la banca europea es la regulación que impondrá la unión bancaria

En los bancos del Viejo Continente, las tres grandes preocupaciones de sus directivos tienen que ver con la regulación -para el 40%-, como consecuencia lógica del proceso de unión bancaria; con la atracción de nuevos clientes -33%- y con la necesidad de recuperar la reputación perdida durante la crisis financiera -31%-. Así se desprende de un informe elaborado por PWC a partir de casi 600 entrevistas de directivos de banca en 17 países diferentes.

Durante el Forum Global Spain 2014 de Bilbao fueron César Alierta, presidente de Telefónica y Francisco González, presidente de BBVA aquellos que pusieron el énfasis en la digitalización como una de las partes más importantes del futuro de las empresas, sin especificar el sector. González indicó con una frase su importancia: “El mundo e digital y quien no lo entienda, está perdido”. De hecho, según PWC el 70% de los directivos de banca considera “muy importante” tener una visión de cómo será el mercado bancario en 2020 para poder entender el impacto en sus organizaciones de las expectativas de los consumidores y el desarrollo de las nuevas tecnologías.

Con respecto a la unión bancaria y el mecanismo de control que traerá consigo menos flexibilidad a la hora de tener un control sobre las gestiones de capital y riesgos en el día a día del negocio. Es decir, las empresas deberán ser más proactivas y adelantarse a las exigencias regulatorias. Un alto porcentaje de los banqueros cree que la unión bancaria será positiva y necesaria pero reconocen que “no están preparados para ponerla en marcha”.

¿Cómo será la banca de 2020?
Una banca centrada en el cliente y no en los productos financieros. Los consumidores de banca (que somos todos, voluntariamente o no) preferirán productos sencillos y bien expuestos por los bancos. ¿Será una consecuencia de la crisis que nos ha vuelto más desconfiados y necesitamos entenderlo nosotros y no qué nos lo expliquen?

El 59% de los directivos entrevistados asegura que la importancia de las oficinas bancarias disminuirá significativamente en los próximos años, al tiempo que los consumidores migran hacia los canales digitales.

Las entidades entidades ganadoras en este escenario deberán hacer de la información una ventaja competitiva. Aquellas que sean capaces de moverse rápido e integrar el análisis de datos de las distintas áreas del banco –comercial, operacional, riesgos, financiera-. Y tendrán que impulsar la innovación a lo ancho y largo de toda la compañía.