Economía

La semana comienza con pérdidas en las bolsas

El aspecto técnico del Ibex se complica. Tras un inicio de sesión dubitativo y nuestro selectivo tratando de salvar los 11.000 puntos, los descensos se han intensificado según avanzaba la jornada. Al cierre, el Ibex se ha dejado un -1,31%, cerrando en los 10.917 puntos.

Los descensos han sido algo más moderados en otras bolsas europeas, con el DAX alemán cediendo un -1,1%, el CAC francés un -1,2% y el FTSE británico un -0,2%. EN Estados Unidos, Wall Street también registra caídas desde la apertura.

Ante la ausencia de datos macroeconómicos relevantes ni grandes noticias corporativas, la atención se ha centrado en la deuda pública de la zona euro. La volatilidad que se está viviendo en este mercado está siendo incluso mayor que la de la bolsa, tal y como recordó Mario Draghi en la reunión del BCE que se celebró el miércoles pasado. El bono alemán a 10 años ha pasado en apenas dos meses de ofrecer una rentabilidad del 0,05% a ofrecer un 0,88%.

La rentabilidad del bono español no ha querido ser menos y también marca máximos de 2015. Los bonos con vencimiento en 2025 cotizan en el 2,25%, algo que podría ser una de las explicaciones a las caídas en la bolsa. A esa rentabilidad son muchos los que prefieren volver a invertir en bonos en vez de acciones.

Apenas 3 de los 35 valores del Ibex han logrado cerrar en positivo. Es el caso de Sabadell (+0,6%), Mediaset (+0,1%) y Técnicas Reunidas, que ha cerrado prácticamente al mismo precio de cierre del pasado viernes. En el lado de los descensos, los más pronunciados han correspondido a DIA (-3,3%), BME (-2,7%) y la aerolínea IAG (-2,5%).

Entre las pocas noticias positivas de hoy se encuentra la revisión al alza de la estimación de crecimiento que nos otorga el FMI. Ha elevado en seis décimas su previsión de crecimiento para España este 2015, hasta situarla en el 3,1%.

La reunión del G7 celebrada hoy en Alemania ha dejado patente que Grecia ha sido uno de los puntos del día. Las declaraciones de ambas partes de las negociaciones (Grecia y sus acreedores) están subiendo de tono, por lo que el acuerdo al que deberían llegar este mes podría estar más lejos de lo que pensábamos. En unas declaraciones realizadas hoy, Angela Merkel ha puesto como ejemplo a Portugal e Irlanda, dos países que han conseguido remontar el vuelo tras aceptar las condiciones que la troika les impuso en sus respectivos planes de rescate.

Felipe López-Gálvez, Selfbank