Sectores

La temporada turística de invierno arranca con buenas perspectivas

Motivada por los avances económicos, la disminución del desempleo y la bajada del precio del petróleo

Acabada la temporada de ‘sol y playa’ en la mayoría de las regiones  españolas comienza otra que, lejos de las altas temperaturas, no deja indiferente a casi nadie. Se trata de la temporada de invierno, de las cumbres nevadas, de los esquís. Con una duración de apenas tres meses pero en los que el sector hotelero se frota las manos de cara a una estación que arranca con buenas perspectivas.

El observatorio de la Industria Hotelera, elaborado por PwC y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) ve con optimismo esta nueva temporada invernal, incluso a pesar de la ralentización económica. Una situación a la que cabe sumar el incremento del PIB, la disminución del desempleo, los bajos tipos de interés en toda Europa y el descenso de los precios del petróleo, que permitió a las aerolíneas ajustar los precios a sus clientes.

“La industria hotelera española ha mostrado su fortaleza durante la crisis, y ahora aprovecha la recuperación del consumo interno para crecer en el mercado doméstico”, afirma el socio de Turismo, Transporte y Logística de PwC, David Samu.

Los hoteles serás los mayores beneficiados durante la temporada invernal y así lo refleja el índice OHE, que estima un crecimiento del 35,43 por ciento hasta los 71,10 puntos. Además, mejora las perspectivas en todas las categorías analizadas, situándose la mayoría de ellas en números positivos. Este crecimiento va de la mano de las pernoctaciones, las cuales estiman que alcancen los 74,3 puntos tras crecer un 47,7 por ciento, apuntando un incremento en el número de viajeros.

Son expectativas sumamente positivas para el sector, el cual espera que se incremente un 27,1 por ciento su rentabilidad hasta alcanzar los niveles más altos desde 2008, un aumento que podría alcanzar los 72,7 puntos motivado por las previsiones de mejora de los ingresos. Ya lo recalcó el secretario general de Cehat, Ramón Estalella, cuando afirmó que “estas cifras nos hacen ver que la demanda sigue fuerte y que España tiene producto para ofrecer a todo tipo de viajeros”.

Pero toda moneda tiene una cara opuesta y, en este sentido, cabe resaltar los datos no positivos, pero sí estables de la oferta de plazas y la estancia media. En el primer caso, el 76,22 por ciento de los encuestados opinan que el número de plazas debería mantenerse estable frente al 17,75 por ciento restante, partidario de que deberían incrementarse. En cuanto a la estancia media, permanecerá estable con una ligera subida de un punto.

Yasmina Pena