Sectores

La transparencia se ‘acomoda’, poco a poco, en la democracia española

Este valor debe ser incorporado a la sociedad desde edades tempranas

La presidenta del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, Esther Arizmendi ha reconocido este martes, en una jornada organizada Socinfo, que “falta cultura de transparencia en España”.

“En nuestra sociedad estamos acostumbrados a no preguntar, era de mala educación. Transparencia y confianza van de la mano, saber que preguntamos y nos van a responder, y si no lo hacen, para eso está el Consejo, al lado de los ciudadanos, para velar por sus derechos”, confirmaba en este sentido la propia Arizmendi.

Razón por la que la presidenta ha pedido que la transparencia cale en la sociedad, desde el principio, por lo que está debería arrancar desde los colegios: “hemos firmado convenios con colegios y todas la universidades públicas de Madrid. Los niños son el futuro y los universitarios son el presente”.

Paso a paso se llega lejos

A pesar de todo, Arizmendi aprecia el entorno de debate social con el que nació la transparencia en España y en el que los ciudadanos reclamaron que las decisiones no se tomaran a sus espaldas.

“La demanda ciudadana que originó la transparencia debe ser ahora fuerte y favorecer su crecimiento”, opinaba al respecto la presidenta de una estructura que cuenta ya con más de 2.000 empleados públicos formados, sin coste alguno.

En otras cifras, el consejo cuenta con 4.000 peticiones, una cifra que se espera que crezca en el futuro, cuando los ciudadanos se atrevan a preguntar y sepan que su cuestión tendrá una respuesta. Paso a paso, se llega lejos, y en el camino de la transparencia no iba a ser menos.

Diario Financiero