Nacional Política Sectores

La venta de cerveza aumenta un 2,3% y genera 3.400 millones de euros en impuestos

En 2014, creó 257.000 puestos de trabajo, principalmente en el sector hostelero

La venta de cerveza aumentó un 2,3 por ciento por primer año desde que comenzó la crisis, dejando en las arcas del estado un total de 3.400 millones en impuestos. Los datos los dio a conocer esta mañana Jacobo Olalla Marañón, Director General de Cerveceros de España, en la Presentación del Informe Socioeconómico de la Cerveza 2014.

El consumo de esta bebida creció un 3 por ciento respecto a 2013 gracias a la mejora de la confianza de la economía, la visita de turistas (sobre todo procedentes de países cerveceros como Alemania y Reino Unido), y el no incremento de la fiscalidad.

La cerveza representa el 1,4 por ciento del PIB, convirtiéndose en la bebida de contenido alcohólico que más contribuye a la economía española. Las compañías elaboraron el pasado año 33,6 millones de hectolitros, un 2,8 por ciento más que en 2013. Esto permitió crear 257.000 puestos de trabajo, de los cuales el 87,3 correspondieron al sector hostelero; 20.900 correspondieron a los sectores abastecedores; y las compañías originaron 6.000 millones de empleos directos.

El consumo crece en los bares

El consumo de cerveza en los establecimientos hosteleros aumentó un 2 por ciento respecto a 2013, situándose en el 64 por ciento del total frente al restante 36 del consumo en los hogares. Los consumidores eligen esta bebida para disfrutarla en compañías de sus amigos y saborearla con algo de comer, sobre todo con tapas.

Los turistas se quedan prendados de ella. Un estudio de la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas manifiesta que la cerveza se encuentra entre los nueve productos más recomendados por los visitantes tras su estancia en España. Por esta razón, las exportaciones se incrementaron un 28 por ciento, comercializando 1,7 millones de hectolitros en el pasado año.

Bajos impuestos generan mayores ventas

El no incremento de la fiscalidad fue uno de las principales causas por las se creció la venta de la bebida fermentada. Con un aumento del IVA, su consumo disminuiría en 20 millones de litros, 12 de ellos en bares y restaurantes; se perderían 1.300 puestos de trabajo, afectando a uno de los motores económicos de España; y el Estado dejaría de ingresar cuatro millones de euros.

 

Yasmina Pena