Destacado Nacional Política

Las ejecuciones hipotecarias de vivienda caen un 38,2% en el segundo trimestre

Las ejecuciones hipotecarias de vivienda habitual de personas físicas en España se situaron en 1.762 en el segundo trimestre de 2018, lo que supone una caída del 38,2% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

Según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las ejecuciones hipotecarias de otras viviendas fueron 727, un 17,7% menos.

El total de ejecuciones correspondientes a personas físicas alcanzó las 2.489, un 33,3% menos. Por su parte, en el caso de las personas jurídicas la cifra fue de 4.597 (+29,1%).

De esta manera, en total las viviendas ejecutadas se situaron en 7.086 en el segundo trimestre del año, con una caída del 2,9%.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 49,4% del total de ejecuciones hipotecarias en el segundo trimestre. El 12,3% del total de ejecuciones hipotecarias fueron viviendas habituales de personas físicas, el 32,1% correspondió a viviendas de personas jurídicas (un 29,1% superior al de segundo trimestre de 2017) y el 5% a otras viviendas de personas físicas (un 17,7% inferior al del segundo trimestre de 2017).

Atendiendo al estado de las viviendas, el 22,4% de las ejecuciones hipotecarias en el segundo trimestre lo fueron sobre viviendas nuevas y el 77,6% sobre usadas.

Por otra parte, el 22% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas correspondió a hipotecas constituidas en el año 2007, el 15,2% a hipotecas constituidas en 2006 y el 14,5% a hipotecas de 2008. El periodo 2006-2008 concentró el 51,7% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre.

Las comunidades con mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas en el segundo trimestre fueron Andalucía (3.012), Comunidad Valenciana (2.663) y Cataluña (2.096). Por su parte, País Vasco (63), Navarra (74) y Cantabria (92) registraron el menor número. En el caso de viviendas, Andalucía (1.535), Comunidad Valenciana (1.413) y Cataluña (1.157) presentaron el mayor número de ejecuciones, y País Vasco (27), Navarra (33) y Cantabria (45) los menores.