Política Sectores

Las elecciones del cambio: Susana Díaz gana en Andalucía pero tendrá que “coser y unir”

UPyD se queda fuera del Parlamento Andaluz y Podemos se convierte en tercera fuerza política

Hay cambio. El Partido Socialista ha ganado las elecciones andaluzas con un 35,6 por ciento de los votos, lo que le otorga 47 de los 109 escaños del Parlamento Andaluz, los mismos que en 2012.  En sus primeras palabras tras la victoria la Presidenta andaluza ha destacado el carácter “histórico” de la victoria del socialismo en estas elecciones. Díaz se ha referido a la nueva composición del Parlamento andaluz como “el fiel reflejo de la pluralidad en una sociedad que nos representa a todos y con la que tenemos que ser consecuentes”. Pluralidad que marca el cambio hacia un nuevo tiempo “para el diálogo, para coser y unir, y para contar con todos y con todas desde la transparencia”.

El candidato del Partido Popular Juanma Moreno Bonilla, que ha ganado en Almería, se ha llevado de calle al 26,61 por ciento de los andaluces con derecho a voto, con lo que consigue 33 escaños y aunque continúa como segunda fuerza política pierde 17 diputados con respecto a las anteriores elecciones. El Presidente del Partido Popular de Andalucía, ha comparecido con gesto alicaído y tras felicitar a Susana Díaz y al resto de candidatos ha pedido “celeridad en la constitución del Parlamento. Lo contrario no se entendería”. Otra de las claves de la comparecencia del líder popular ha sido su convicción respecto a un nuevo modelo de Gobierno “más pronto que tarde -expresión que ha reiterado en dos ocasiones- se producirá un cambio de estilo que traerá nuevas formas”.

Moreno Bonilla también ha afirmado que “los andaluces han optado por un Parlamento más fraccionado y plural” y que los políticos “tenemos la obligación de escuchar. Los ciudadanos nos han pedido que seamos capaces de dialogar y buscar puntos de encuentro”. De cara al futuro ha insistido en que el PP andaluz continuará mirando hacia el futuro en el que “la obsesión es el empleo”.

Llama la atención que los representantes que ha perdido el PP Andaluz, han sido casi los mismos que ha obtenido Podemos, la que se ha convertido en tercera fuerza política en Andalucía, se ha llevado un 14,8 por ciento de los votos ha pasado de cero a 15 escaños. Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos, no ha cambiado el mensaje y se ha vuelto a remitir a los deshaucios “que no hemos tenido la capacidad de poder pararlo”. También ha insistido en que su papel protagonista dentro de un “mapa político que ha cambiado”.

Ciudadanos con 9 escaños pasa a ser el cuarto poder, y adelanta a Izquierda Unida que se queda con tan sólo cinco representantes en el Parlamento Andaluz. El izquierdista Antonio Maíllo ha afirmado que “esto no es lo que teníamos previsto y estamos insatisfechos con los resultados”. Un abatimiento que contrasta con la alegría de Juan Marín. En su primera intervención el candidato de Ciudadanos, escoltado por su presidente, Albert Rivera, ha manifestado que  “hemos multiplicado por diez nuestro votos”. Palabras que ha refrendado Rivera, entre nervios y sonrisas, “casi 400.000 andaluces han dicho que quieren un cambio sensato. El bipartidismo ha muerto”. El presidente de Ciudadanos ha dejado las puertas abiertas al posibilismo y a los pactos “hay que saber gestionar los cambios y no consideramos enemigos al resto de partidos. Nuestros enemigos son el paro, la corrupción y la crisis de confianza.”

La gran derrotada ha sido UPyD, que no ha conseguido ningún escaño Martín de la Herrán ha explicado que “este no es más que el primer examen” y que Andalucía se enfrenta a un escenario político “verdaderamente desconcertante”.