Empresas

Las empresas españolas cantan rancheras

El empresario Carlos Slim, el político Santiago Creel y el ex presidente Felipe González Foto: Revista Quién
El empresario Carlos Slim, el político Santiago Creel y el ex presidente Felipe González
Foto: Revista Quién

Con dinero y sin dinero, hago siempre lo que quiero, dice la famosa ranchera, seguro que la conocen. Pero no, en España se está cantando al ritmo libre de mariachis a golpe de talonario. Los inversores extranjeros están comprando acciones y activos en esta tierra patria porque ahora es buen momento. La crítica situación económica que hemos atravesado y atravesamos pone a los negocios españoles en el ojo de los inversores (con mejores o peores intenciones) mexicanos.

Si a principios del siglo XX eran los españoles los que iban a México y Latinoamérica para hacer fortuna e ir en busca de posibilidades, ahora son los adinerados de la tierra azteca los que vienen a España a ganar más dinero, porque tenerlo, ya lo tienen, lo que necesitan es hacerlo crecer.

En estos momentos, Campofrío ha aceptado la OPA que se le había lanzado, uno de los ofertantes es el grupo iberoamericano Sigma Alimentos a un precio de 6.9 euros el título. Dentro del sector alimentario también podemos citar Repostería Martínez que fue adquirida por Bimbo, con sede social en México, por 14.500 millones de las románticas pesetas a unos hermanos mal avenidos. Digno de mención también fue la compra de acciones por parte de Roberto Servitje, ex presidente de Bimbo, del grupo empresarial catalán Farga, productores de los helados Farggi.

No tienen un sector determinado en el que meter su dinero, solo tienen que ver que los beneficios son posibles. Por ejemplo, Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo y amigo, parece ser, de Felipe González, inyectó en su momento 2 millones de euros en el Real Oviedo de Fútbol que estaba a punto de cerrar la taquilla por siempre jamás. También entró en el negocio inmobiliario comprando sucursales a La Caixa por valor de 390 millones de euros y adquirió a través de Inbursa un paquete de acciones que rondaba el 1% de la compañía que preside Salvador Gabarró, Gas Natural. Y a esta lista debemos unir hoy el hecho de que se haya convertido en el principal accionista de Esther Koplowitz en FCC y en el salvador de los muebles de la compañía.

Otra inversión sonada, estrella y polémica es la de Pemex, la petrolera estatal mexicana que comenzó comprando un 4.6% y ahora tienen casi un 10% del capital de Repsol YPF. Eso sí, no exenta de dires y diretes porque la compañía adquirió las acciones en un momento de vacas flacas para Pemex y ahora está estudiando abandonar su participación en la empresa de Antonio Brufau. Los analistas que apuestan, creen que no va a dejar escapar los títulos de YPF a no ser que las plusvalías les compensen.

El sector bancario español también resulta atractivo para los mexicanos. Hoy se conocía lo que era una adquisición de participaciones anunciada en Liberbank. Las centroamericanas Inmosan y Davinci junto a Masaveu han tomado un 12% del capital de la entidad, en dinero significan 174 millones de euros.

Y como el nombre propio de Slim, es menester mencionar a David Fernández, director del fondo buitre” Finech que es conocido por la inyección de liquidez a Banco Sabadell o Antonio del Valle, presidente de BX+, que ha entrado en el Banco Popular como el segundo mayor accionista.

En la ficción, no porque su puesta de dinero haya sido irreal, sino porque Miguel Valladares decidió tomar acciones de Zinkia, la empresa de animación creadora de Pocoyó. De momento este tiro no ha sido muy acertado porque el negocio está en concurso de acreedores y tuvo pérdidas en 2013 de un millón de euros, justo el mismo que habían ganado en 2012. Valladares es el segundo de los accionistas en Zinkia y está pidiendo a gritos la destitución de José María Castillejo, el actual presidente.

Por tierra, mar y aire, sobre todo por tierra porque la segunda empresa de transporte más importante del país latinoamericano, ADO compró por 732 millones de euros la empresa de autobuses Avanzabus el pasado agosto.

Durante el pasado año 2013 las inversiones extranjeras crecieron un 8.8% hasta los 15.400 millones de euros, de éstos, 487 millones procedían de México. En el S.XVI fuimos nosotros los que fuimos a la conquista de su imperio y ahora son los mexicanos los que vienen a dominar el nuestro, si es que alguna vez existió.