Empresas

Las empresas interesadas en la privatización del AVE Levante no confían en su rentabilidad

Las empresas interesadas en participar en la liberalización ferroviaria tienen muchas dudas sobre la rentabilidad que puede ofrecer el corredor Madrid-Levante, el único que de momento se abrirá a operadores privados, por lo que siguen observando este proceso con mucha incertidumbre. Así lo explicaron a Servimedia fuentes del sector coincidiendo con la publicación de un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre este proceso que, entre otras medidas, recomienda al Ministerio de Fomento abrir al mercado los corredores con más demanda como el Madrid-Barcelona o Madrid-Sevilla.

De hecho, estas empresas quieren también que el departamento dirigido por Ana Pastor aclare que va a ocurrir con el resto de corredores y si se plantea liberalizarlos de forma individual o conjuntamente en 2019, momento en que la Comisión Europea exige que todo el mercado ferroviario esté liberalizado. En cuanto a la línea entre Madrid y Castellón, Valencia, Alicante y Murcia, las previsiones más optimistas de los aspirantes a participar en el proceso son cubrir costes en el plazo de 7 años de liberalización.

Por ello, quieren conocer los planes con el resto de corredores y si el hecho de operar este corredor les puede situar en una posición de preferencia para obtener nuevas concesiones que les permitan realizar una economía de escala, algo que se considera esencial en el negocio ferroviario.

Además, tienen dudas sobre la situación que se planteará en este corredor en el año 2019, cuando según lo exigido por Bruselas, todos los servicios ferroviarios deben ser abiertos a la competencia privada.

Por otro lado, piden a Fomento que presente una planificación sobre la evolución de los cánones de Adif a medio y largo plazo, ya que dicho pago supone más de la mitad de los costes ferroviarios y hasta ahora ha mantenido una evolución imprevisible que, por ejemplo, en este ejercicio, está acabando con la rentabilidad obtenida por los servicios comerciales de Renfe en 2013. En la misma línea, tampoco tienen todavía acceso a los precios que va a aplicar la nueva sociedad de alquiler de material ferroviario de Renfe, sociedad de la que Competencia recomienda su privatización.

Por todo ello, el sector privado sigue viendo con mucha incertidumbre este proceso cuyo próximo paso debe ser la publicación de los pliegos del concurso público para otorgar el título habilitante para operar en el corredor de Levante, en principio en el mes de septiembre.

Entre las empresas que aspiran a prestar estos servicios destacan dos grupos españoles, el formado por Globalia y Acciona, y Veloi Rail, el impulsado por la familia Lara.

El proyecto de Globalia y Acciona quiere sumar la experiencia en la explotación ferroviaria de mercancías de la compañía presidida por José Manuel Entrecanales con la experiencia en el transporte de viajeros y en la comercialización turística del grupo de Juan José Hidalgo. Por su parte, la familia Lara ha puesto al frente de este proyecto a Víctor Bañares, quien, además de en Renfe, ha formado parte de empresas turísticas como la propia Globalia u Orizonia.

Además, desde el sector no se descarta que puedan participar también en el proceso la francesa SNCF y la alemana DB, aunque actualmente parece que la gala no se plantea entrar todavía en el mercado español y la germana podría decantarse únicamente por las mercancías a través de una alianza con Renfe.

También se espera que entre en el proceso liberalizador ferroviario español Alsa, compañía que a través de National Express opera trenes en Reino Unido. En este caso, su interés está enfocado en las líneas de servicio público, servicios que todavía no van a ser ofrecidos al mercado privado.