Sectores

Las empresas necesitarán 10 años para recuperarse, según Rosell

Salir de una crisis económica como la que ha vivido España es un asunto difícil y lento. Según el presidente de CEOE, Juan Rosell, el país necesita un “nuevo y largo periodo de crecimiento” y las empresas “como mínimo un par de lustros” para recuperarse. Lo ha dicho esta mañana durante la clausura de la Asamblea General 2016 de la patrnoal.

Sobre la situación general, insiste en que aunque la senda del crecimiento ha sido notable, “con un par de años no es suficiente”, por lo que aboga por continuar en la senda reformista ya que de no ser así se podría volver a caen en el “declive”. Pero todavía hay “bases económicas negativas a compensar por las empresas” porque estas todavía no han terminado de recuperarse completamente. Todo ello comienza por reducir el déficit. Para ello se basa en que “el endeudamiento nos puede lastrar la economía en el futuro”

En este sentido, ha subrayado que es necesario “un nuevo y largo periodo de crecimiento” para el entramado empresarial porque todavía hay “bases económicas negativas a compensar” y España no ha “aprovechado” todos los “vientos de cola” que se han venido produciendo y los cuales “no serán eternos”.

Continuar con las reformas

Rosell hizo referencia también a la necesidad de continuar con un programa de reformas para que España no caiga en “declive”. En este sentido, explica que de continuar como hasta ahora el país podrá ganar “competitividad, crear empresas y empleo”. El desempleo y la deuda son los únicos agujeros de la economía española; sólo se soluciona con las empresas, con más competitividad y un marco proclive al mundo empresarial”.

La falta de Gobierno también ha estado presente en el discurso del Rosell. Sobre ello ha resaltado la necesidad de resolver “cuanto antes” la “complicada” aritmética actual. En este contexto, ha marcado a los partidos políticos lo que debe ser, a su juicio, la hoja de ruta a seguir por el Gobierno que se forme en la próxima legislatura, en la cual considera que se tendrán que reforzar las instituciones y abordar la “necesaria regeneración sin ningún tipo de complejos”.

Algunas de estas tareas son la reestructuración del Estado de las autonomías para tener mayor eficacia. Rosell opina que el margen de maniobra se encuentra en el gasto en Sanidad, Educación y Servicios Sociales, que representa el 70% del gasto autonómico. Sobre ello, insiste en “ser conscientes de que hay que solucionarlo”. “No puede admitirse el despilfarro consentido”, ha sentenciado, aunque tampoco “dejar a la gente en la cuneta de ninguna de las maneras”, por lo que ha pedido un “consenso generalizado” para abordar asuntos como el de las pensiones.