Empresas

Las entidades financieras en Escocia se irán si triunfa el "sí"

Lloyds Banking Group y Royal Bank of Scotland (RBS), entidades en las que el Gobierno británico controla un 25% y un 82% respectivamente, han confirmado que contemplan trasladarse a Inglaterra desde sus actuales domicilios sociales en Escocia en caso de que en el referéndum del próximo 18 de septiembre se imponga el voto independentista, indicaron ambas entidades, que emplean a unas 28.000 personas en Escocia.

El caso de RBS

En el caso de RBS, cuyo rescate resultó hasta ahora el más costoso para los contribuyentes británicos y desembocó en la nacionalización de la entidad, el banco ha reconocido que sus planes de contingencia contemplan la necesidad de “redomiciliar” en Inglaterra el holding del grupo, así como su principal entidad operativa, The Royal Bank of Scotland.

“En el caso de un voto a favor del ‘Sí’, la decisión de redomiciliar la entidad no debería tener impacto sobre los servicios diarios utilizados por nuestros clientes en las Islas Británicas”, indicó el banco escocés, que cuenta con unos 12.000 empleados en Escocia. En este sentido, la entidad considera que la decisión representa la manera más efectiva de clarificar la situación a todos las partes interesadas y mitigar los riesgos identificados.

“El voto sobre la independencia es un asunto de los escoceses. Escocia ha sido nuestro hogar desde 1727 y RBS planea mantener un nivel significativo de sus operaciones y personal en Escocia”, añadió la institución de crédito.

El caso de Lloyds Banking

Por su parte, Lloyds Banking Group confirmó que sus planes de contingencia de cara a un posible resultado favorable a la independencia de Escocia en el referéndum incluyen “establecer nuevas entidades legales en Inglaterra”, aunque subrayó que estos cambios serían únicamente en cuestiones legales y no afectarían ni a su actividad ni a la atención a sus clientes.

Habría un periodo entre el referéndum y la implementación de la separación en caso de que hubiera un resultado positivo a la independencia, añadió la entidad dirigida por Antonio Horta Osorio.

El caso de otras entidades

Además de estos dos grandes bancos, otras entidades han expresado ya sus planes de trasladarse a Inglaterra en caso de producirse la victoria independentista en el referéndum escocés. Así, Clydesdale Bank ha confirmado que pretende registrarse como una entidad inglesa en caso de un triunfo del ‘Sí’, tal como anunció su matriz, National Australia Bank, que considera que esta medida serviría para resolver algunas de las “incertidumbres y riesgos” provocados por la hipotética secesión de Escocia.

Por su parte, TSB Bank, con más de una cuarta parte de sus créditos originados en Escocia y unos 2.000 empleados en la región, también ha adelantado que trasladará el domicilio de su filial de banca desde Edimburgo a Londres.

“Aunque las implicaciones de la independencia de Escocia siguen sin ser claras, es probable que en caso de un eventual triunfo del ‘Sí’, TSB establezca entidades adicionales en Inglaterra”, indicó la entidad, según recoge el diario ‘Financial Times’.

A su vez, Tesco Bank, que cuenta con unos 3.000 empleados en Escocia, también ha diseñado planes de contingencia que contemplan “la creación de una nueva entidad domiciliada en Inglaterra”, aunque precisó que no espera que esta circunstancia tuviese impacto en su plantilla escocesa.