Política Sectores

Las Jornadas de Puertas Abiertas del Congreso han generado menos expectación

Las Jornadas de Puertas Abiertas del Congreso de los Diputados han generado este año menos expectación entre los ciudadanos que en ediciones anteriores, a juzgar por el número de personas que esperan su turno para entrar.

A las nueve y media de esta mañana el presidente del Congreso, Jesús Posada, daba la bienvenida personalmente a los primeros en acceder por la Puerta de los Leones.

Es el acceso de los ciudadanos al Palacio de la Carrera de San Jerónimo, después de pasar el control de seguridad de la calle Zorrilla y atravesar el patio, donde se ha colocado una carpa y donde se proporciona a quien lo desea un caldo caliente para paliar el frío durante la espera.

Este año quienes hacen cola en la calle Zorrilla para acceder al primer control de seguridad apenas son varias decenas y no llegan hasta la esquina con Marqués de Cubas.

En años anteriores, cientos de personas se agolpaban desde la madrugada y a primera hora de la mañana la cola bordeaba todo el edificio del Congreso y llegaba incluso al Paseo del Prado.

Esta vez, Manoli, una vecina de Fuenlabrada, fue la primera ciudadana en acceder al Congreso, y para ello había empezado a hacer cola a las seis y cuarto de la mañana.

Las Jornadas de Puertas Abiertas se celebran cada año en el marco de la conmemoración del Día de la Constitución, el 6 de diciembre, y permiten a los ciudadanos recorrer las estancias más representativas del Congreso de los Diputados.

Entran por la Puerta de los Leones, que solo se abre en ocasiones solemnes, como la apertura de la legislatura por el Jefe del Estado, y que se abrieron por última vez el pasado 19 de junio para la proclamación de Felipe VI.

Desde allí recorren el Vestíbulo de la Reina, que alberga un mosaico y la primera Constitución Española, la de 1812; el Salón de Pasos Perdidos; el escritorio del Reloj, llamado así porque allí se encuentra un reloj astronómico fabricado en 1857, y el escritorio de la Constitución, donde está la Carta Magna original, rubricada por el rey Juan Carlos I.

De allí pasan al salón de plenos, el Hemiciclo, donde generan gran atracción los escaños de los diputados más conocidos, los del Gobierno, y las marcas y disparos del intento de golpe de Estado del 23-F. Las Jornadas de Puertas Abiertas se celebran cada año desde 1997.

SERVIMEDIA