Empresas

Las marcas que vistió la Corona Española en la proclamación de Felipe VI

Siempre elige la reina Doña Letizia a los españoles para ir a sus actos bien vestida. No pretendo enjuiciar la nueva Reina, solo puedo decir que sus elecciones pueden gustar más o menos, pero siempre suele ir de moda española.

Todo el mundo se quedó con la boca abierta el día de la boda de los herederos de Dinamarca, solamente unos días antes de su boda en Madrid, con su vestido rojo y sus ondas al agua mientras andaba del brazo del Príncipe de Asturias en aquel entonces. En esta ocasión iba de Lorenzo Caprile, pero nunca más se supo, escogió al modista en alguna ocasión más pero se quedó ahí. Desde que fue al taller de Felipe Varela no ha dejado de ser fiel al madrileño.

Felipe Varela y Magrit
Su amistad comenzó en su boda con Don Felipe, su madre Paloma Rocasolano y sus hermanas, Telma y Erika iban vestidas de Varela al enlace, a pesar de que Doña Letizia ya había optado por Pertegáz. Dicen las malas lenguas (y esto es un chascarrillo) que la Infanta Elena aconsejó a su cuñada y sus familiares mujeres que fueran a Varela, aunque parece ser que se lo dijo de manera algo despectiva. Si me permiten poner un toque de humor, uno casi nunca aguanta a su cuñada y menos cuando es plebeya y tú de sangre real. Los diseñadores favoritos de Doña Elena son Lacroix, Valentino o Caprile, del que viste muchas veces y debemos decir que siempre acierta. En los preparativos a la boda principesca, Varela trató de una manera tan estupenda, que la Reina de España no ha dejado de encargar a su taller todo su vestuario. Comenta García Calvo en su blog de Yo Dona que el taller de Felipe Varela funciona a toda máquina gracias a los encargos que vienen de Zarzuela.

El día de la proclamación, se saltó el protocolo y se vistió de Varela y de corto, como el resto de las invitadas a la recepción. Los zapatos eran también españoles, de la marca “Magrit”, una firma levantina que lleva 90 años vistiendo los pies de las mujeres y un precio medio de algo menos de 300 euros. La marca estará agradecida a la Reina, pues algunos de los modelos tienen el nombre sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Lo que no se entendía demasiado es que Doña Letizia llevara bolso, un clutch del mismo color que el vestido. Ha habido mucha sorna e imaginación por saber qué es lo que llevaba guardado en él.

¿Y las niñas? También de moda patria
En un principio se pensó que la Reina habría elegido a “Pili Carrera” para vestir a sus hijas en este día tan especial, pero no fue así. Desde Diariofinanciero.com contactamos con la firma gallega y nos dijeron que no eran suyos, que ni si quiera nadie de Casa Real se había puesto en contacto con ellos. Quien sabía, lo mismo Letizia seguía los pasos de Máxima de Holanda que vistió a sus niñas de moda española en su entronación. Pero seguramente la Reina ya tenía el encargo pensado, han sido dos modistas asturianas las que han confeccionado los vestidos de la Princesa de Asturias, Leonor y la Infanta Sofía. Calzaron bailarinas para este estresante (para ellas) día de la firma “Eli”, una empresa familiar que está en Villena, creada en 1957 que comenzó con 8 empleados.

Felipe VI y Juan Carlos I de Mirto
El Rey Felipe VI y SSMM Juan Carlos I parecer ser, tal como dice Pilar Riaño en su blog de Modaes.es, son seguidores férreos de “Mirto”, una empresa camisera de capital 100% español nacida en 1956, con sede en la Villa de Madrid y que está presente en 25 países. Cuenta también Riaño que en la ceremonia de abdicación del miércoles, Don Juan Carlos llevaba camisa de Mirto en la última rúbrica de su reinado y que Felipe VI llevaba lo mismo bajo su uniforme de Gran Etiqueta.