Empresas PYMES

Las mujeres autónomas han resistido mejor a la crisis

Frente a la caída de cerca de 274.000 hombres, entre 2008 y 2014 apenas se dieron de baja 9.020 féminas

En una semana en la que celebramos el Día Internacional de la Mujer organismos públicos y privados, asociaciones, patronales y sindicatos nos recuerdan con cifras la importancia de la mujer en el mercado laboral. Esta misma mañana Ata (Federación Española de Asociaciones de Autónomos) hacía pública la Radiografía del Mercado Laboral, en el que el protagonismo ha correspondido a las mujeres. Los números son como el algodón y no engañan, las mujeres autónomas han resistido mejor a la crisis. En concreto, en el periodo 2008 – 2014, de los 282.415 trabajadores por cuenta propia que se perdieron, 273.395 fueron hombres y sólo 9.020 mujeres, es decir apenas un 3,2 por ciento. 

Esta resistencia se debe, según Ana Cabrera, coordinadora del área de la mujer de Ata, a factores sociológicos “además de ser una alternativa al desempleo les permite manejar ellas mismas la compatibilidad entre su vida personal y profesional”.

Las féminas también ganan en iniciativa emprendedora. Durante 2014 el número de trabajadoras autónomas creció un 3,2 por ciento frente al 2 registrado por los hombres. Además, y en términos absolutos de los 74.798 nuevos activos del colectivo, 34.170 fueron mujeres, o lo que es lo mismo, el 45,7 por ciento, una evolución en la que según Cabrero, las medidas adoptadas por el Gobierno en materia de conciliación e igualdad “han sido decisivas para fomentar el liderazgo empresarial femenino”.

Con respecto al peso específico de las mujeres autónomas en el colectivo éstas suponen el 35,1 por ciento sobre los 3,126 millones de activos del Reta (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Presencia que también es casi un punto superior a la media de los países de la Unión Europea, y está por delante de países con un elevado índice de autoempleo como Italia, Bélgica o Francia.

Cabe destacar el crecimiento de presencia femenina en sectores de investigación y profesionales liberales (8,9 por ciento de mujeres frente al 7,2 por ciento de hombres), así como en el de las actividades sanitarias (5,9 por ciento mujeres frente 2,2 por ciento de hombres) y de actividades financieras y de seguros (2,7 por ciento mujeres frente a 1,9 por ciento hombres). A pesar de la diversificación el comercio continúa siendo el sector preferido por las féminas emprendedoras (30,7 por ciento frente 21,4 por ciento).