Sectores

Las nefastas consecuencias del ‘Brexit’: Reino Unido perdería el 5% de su PIB

El último estudio de la OCDE avisa al país británico sobre los riesgos de su aventura

La OCDE ha sido el último organismo internacional que ha advertido a Reino Unido de lo peligroso que puede ser para su economía salir de la Unión Europea. Además, ha tachado de optimistas a aquellos que opinan que la situación mejoraría al desvincularse del ente comunitario.

“Hemos realizado una serie de cálculos y hemos llegado a la conclusión de que el ‘Brexit’ es como un impuesto. Es el equivalente a perder bruscamente un mes de ingresos durante cuatro años”, ha explicado Ángel Gurria, secretario general de la organización.

Estos datos se traducen en una reducción de tres puntos del PIB en el corto plazo, según ha avanzado el propio directivo durante la presentación del último estudio realizado por la organización y que analiza las hipotéticas consecuencias que conllevaría la desconexión.

Boris Johnson encabeza a los separatistas

De hecho, considera que los efectos adversos para los ciudadanos británicos irían más allá del año 2030 –periodo para el que la caída en el PIB llegaría hasta los cinco puntos-, si en el referéndum del próximo 23 de junio ganasen los partidarios del ‘sí’, encabezados por el alcalde de Londres, Boris Johnson.

La defensa del ‘Brexit’, sin embargo se apoya en ideales contrarios, y se reafirma en la idea de que la economía británica florecerá fuera de la UE gracias a la desaparición de las contribuciones económicas, la reducción drástica de la burocracia y la posibilidad de negociar sus propios acuerdos comerciales con terceros países.

Insistentes advertencias

Las encuestas, por el momento, muestran una gran división entre los partidarios de ambas posturas, pese a las advertencias que se han hecho por parte de las distintas instituciones, organismos y personalidades contrastadas del mundo de la economía.

Uno de ellos ha sido el ministro de Finanzas de Reino Unido, George Osborne, que subrayó que los ingresos de cada hogar británico bajarían en 4.300 libras, que se corresponden con 5.530 euros, de aquí a 2030 en el caso de que la salida se consume.

Diario Financiero