Política Sectores

Las comunidades autónomas recaudaron 950 millones más de lo previsto por IRPF

El desfase con las previsiones obliga al fisco a incrementar las liquidaciones en casi 1.000 millones de euros

Compromiso pleno con los objetivos de déficit. La sentencia que venimos escuchando por boca de todo el equipo de Gobierno toma forma y el cumplimiento del -4,2 por ciento a cierre de 2015 se antoja cada vez más realizable. Y todo pese a los compromisos del Estado para con las Comunidades Autónomas. Entre ellos los 1.775.617,50 millones de euros correspondiente a las liquidaciones del año 2013 que se abonaron el pasado mes de julio y que superaron en casi mil millones el importe previsto en los Presupuestos Generales de 2015 (836,99 millones).

A priori el dato, hecho publico por el ministerio de Hacienda en el Informe de ejecución presupuestaria del mes de julio, puede interpretarse como negativo por lo que supone el aumento del 33,9 por ciento en las transferencias entre Administraciones Públicas, que pasan a engordar la cuenta del déficit del Estado. Nada más lejos de la realidad. La desviación con respecto a los cálculos iniciales se debe a que las comunidades autónomas recaudaron 951,68 millones de euros más por IRPF de lo inicialmente estimado por Hacienda.

Si bien en los PGE de 2015 el departamento que dirige Cristóbal Montoro preveía una liquidación negativa de -757,04 millones de euros por el ‘tramo autonómico’, el ejercicio cerró finalmente con un total de 194,64 millones de euros en positivo. Ésto se debe a la mejora del empleo que, atendiendo a los resultados individualizados por cada una de las comunidades fueron más que dispares.

De las siete autonomías que cerraron en positivo Madrid fue la que registró el mejor resultado, concretamente el fisco recaudó 277,82 millones de euros. Le siguen muy de lejos Canarias, con 65,87 millones y Cataluña con  52,45 millones. Al otro lado de la tabla, la Comunidad Valenciana fue la más incumplidora con los objetivos de recaudación por IRPF, y al cierre del ejercicio marcó un negativo de -207,36 miles de euros, muy superior al de Castilla la Mancha, -45,09 millones o Aragón, -18,12 millones.

Donde no se produce desviación es en el resto de conceptos sobre los que se calcula el total de las liquidaciones, como IVA, Impuestos Especiales, las transferencias del Fondo de Garantía y el Fondo Global de Suficiencia, que registraron negativos de -816,54, -414,64, -853,83 y -736,23 millones respectivamente.

Previsiones 2015Liquidaciones 2015

Valencia, Baleares y Cataluña las que más se llevan

El total de liquidación de recursos del sistema de financiación de 2013 supuso finalmente un total de -2.626,60 millones de euros, lo que compensado con los 4.402,25 millones de euros de los Fondos de Convergencia Autonómica -que integran el Fondo de Competitividad y el Fondo de Cooperación y tienen como objetivo mejorar la igualdad y la eficiencia en la financiación y el Estado de Bienestar de los ciudadanos de las CCAA- tiene como resultado los 1.775,6 millones de euros en las liquidaciones de 2013.

Con excepción de Andalucía y Aragón que, aunque menos de lo previsto, tendrán que abonar al Estado 265,27 millones de euros y 20,79 millones de euros, a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y a las 13 autonomías restantes, el resultado les sale a devolver. Curiosamente, es Valencia la autonomía en cuyas cuentas la transferencia tendrá un importe mayor, que superará los 684,42 millones de euros, seguida de Baleares con 553,91 millones de euros y Cataluña con 269,72 millones de euros.

Cabe destacar que Hacienda también erró en sus previsiones, las cuales reflejaban  inicialmente que serían 8 las comunidades autónomas las que presentarían liquidación negativa frente a las dos que finalmente han resultado.

Déficit como un tiro

Transferencias mediante, lo cierto es que el nuevo curso político no podía empezar mejor en cuanto al cumplimiento de los objetivos de déficit. Tal y como se recoge en dicho Informe, el mes de julio cerró con un saldo negativo de 26.773 millones de euros, lo que en términos porcentuales representa un 2,44 por ciento sobre el PIB (Producto Interior Bruto), que supuso una reducción del 17 por ciento con respecto al mismo periodo de 2014.

El crecimiento del 4 por ciento en los recursos no financieros del Estado (hasta los 100.785 millones de euros), debido al incremento de los ingresos impositivos en un 5,9 por ciento, junto al descenso del 1,2 por ciento en los empleos no financieros (127.558 millones de euros), en la que destaca el descenso del 30,8 por ciento en las transferencias al Servicio Público de Empleo Estatal por la mejora del mercado de trabajo, son las claves de una mejora que convierte al -4,2 por ciento de los objetivos de déficit comprometido con Europa para 2015 en una meta cada vez más alcanzable.