Empresas

Lidl España incrementó sus ventas un 7% en 2014, hasta los 2.708 millones

La cadena alcanzó una cuota de mercado del 3,6%

La cadena de supermercados Lidl cerró el ejercicio 2014 con un incremento de sus ventas del siete por ciento respecto al año anterior, hasta los 2.708 millones de euros. Así lo ha confirmado este jueves el director general financiero de la compañía en España, Ferran Figueras, quien ha destacado que en los últimos cinco años la cadena ha incrementado su volumen de ventas un 25 por ciento.

Estas cifras han venido motivadas por la “elevada y continuada” inversión que el grupo ha hecho en España, puesto que entre 2008 y 2014 Lidl ha invertido más de 1.000 millones de euros y tiene previstos unos 200 millones para 2015. Esta cifra supone “la mayor partida de inversión anual que la empresa ha planificado en sus más de 20 años de recorrido en el mercado español”.

La mayor parte de la inversión se canalizó en la apertura y modernización de establecimientos. En este sentido, la cadena alemana cerró 2014 con 21 nuevos supermercados en España y ha planificado la apertura de otros 40 para este ejercicio.

Y es que, según afirman desde la compañía, en el año 2014 se alcanzaron los tres millones de clientes, con un incremento del 30 por ciento desde el año 2010. Además, Lidl elevó su facturación hasta los 59.000 millones en 2014 y alcanzó una cuota de mercado del 3,6 por ciento.

Esta evolución ha permitido a la compañía llegar a los 10.000 trabajadores en 2014, además de la intención de contratar a unos 400 nuevos empleados durante este año, en su apuesta por potenciar los contratos indefinidos.

Asimismo, Lidl se ha marcado el objetivo de llegar a las 800 tiendas en España, aunque “se irá alcanzando poco a poco porque no nos hemos marcado ningún horizonte”, ha señalado Figueras.

En relación a sus beneficios, la compañía no ha adelantado ningún resultado y no plantean adelantarlo hasta el cierre de su ejercicio. “Primero el accionista y luego el periodista”, ha matizado Figueras, aunque ha asegurado que el resultado será “satisfactorio”.

Apuesta por productos españoles

Uno de los “clichés” que la compañía trata de eliminar sobre su imagen es el hecho de que solo venden productos extranjeros.  Por ello, Lidl ha focalizado la estrategia de los últimos años en potenciar el producto nacional, cuyo surtido se sitúa actualmente en el 70 por ciento (38 por ciento en 2008), con un total de 500 proveedores españoles.

Así, el director general de compras de la compañía, Miguel Paradela, ha asegurado que Lidl es el cliente número uno de la huerta española, con más de un millón de toneladas compradas de fruta y verdura, lo que corresponde al seis por ciento del total de la producción agraria española.

Asun Infante