Nacional

Los 10 nombres más locos de los casos policiales en España

Caso Yogui. Click. El una operación de rabiosa actualidad que investiga si hubo irregularidades y malversación de fondos públicos por parte de funcionarios de Adif en las obras del AVE Madrid-Barcelona de “hace algunos años” según palabras del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. Los años, concretamente, son desde el 2008 hasta el pasado 2012. Una operación policial de gran locura si es que lo relacionamos con el famoso oso de la televisión que, Yogi, que tenía un amigo llamado BuBu. O también puede referirse a una persona que practica yoga, quizá algunos de los detenidos practica esta disciplina o se gastaron los fondos en un centro de ejercitación oriental. Se pueden quedar con el que prefieran.

¿Cómo salen los nombres de los casos policiales? Pues al azar, es como cuando usted en el trabajo pone un mote a su compañero el del departamento comercial, algo de su indumentaria o alguna característica de su físico impone el nombre artístico con el que se le conocerá. Si el delincuente en cuestión tiene el pelo sucio, por ejemplo, podemos poner a la operación el nombre de “Caso Champú” o “Black Head”. Son los propios policías los que ponen los nombres a las operaciones, sin más, aunque es cierto que este derroche de imaginación se comenzó a llevar en los años 90. Pero en Reino Unido, los nombres los pone un programa informático para que no tengan que romperse los sesos, aunque a mí me parece la mar de divertido el poner nombres a los casos de malhechores. Imaginen las risas que se deben echar.

Antes de los 90, los casos se identificaban con un número, aunque era un lio para todos, prensa y cuerpo de las fuerzas de seguridad incluidas.

Estos son algunos de los nombres más curiosos que he podido encontrar, algunos con denominaciones fáciles de entender y otras… no tanto:

1. “Chuleta”. Una operación que investigaba la filtración de respuestas en los exámenes teóricos de conducir, previo pago, claro.

2. “Guateque”.
Puede que sea de mis favoritas porque me recuerda a los nombres de antaño, como “convidar”. Fue una trama ubicada en Madrid donde funcionarios del ayuntamiento gestionaban a la velocidad de la luz licencias para locales de copas y discotecas a cambio de una cantidad de dinero. ¿Qué es un guateque? Una fiesta, por eso se bautizó con este nombre.

3. “Gorila”. El caso de un narcotraficante corpulento y de grandes dimensiones que tenía mucho pelo por el cuerpo. De ahí que se bautizara con este nombre de mamífero.

4. “Pokémon”. Recordarán, sobre todo los que han tenido hijos, que a finales de los 90 se pusieron de moda unos dibujos japonenes donde el protagonista era Pikachu. Una aventura donde tres amigos tenían que reunir todos los premios posibles, los llamados Pokémon. Así se llamó a la operación que salpicaba a PP, PSOE y BNG en Galicia que consistía en dar contratos públicos a cambio de una comisión.

5. “Ninfas”. Bucólicos personajes citados sin fin en la Metamorfosis de Ovidio, aunque en esta operación nada tiene que ver. Fue un caso de prostitución y falsedad documental que se llevó a cabo en Galicia. Al parecer, la novia de uno de los detenidos era ninfómana.

6. “Abanico”. Operación desarrollada en Barcelona donde uno de los detenidos fue uno de los componentes del famoso grupo “Locomía”. Recordarán que este grupo musical se caracterizaba por el uso del abanico en sus actuaciones. Estaban acusados de un delito contra la salud pública por comercializar una sustancia conocida como “poppers”, así como vigras y éxtasis.

7. “Garfio”. Actuación policial llevada a cabo en la Comunidad Valenciana contra una red acusada de prostitución y corrupción de menores. Obligaban a chicas de entre 14 y 17 años a mantener relaciones sexuales con adultos a cambio de dinero y drogas, así como otros obsequios. Como saben, Garfio es el personaje malvado de Peter Pan al que le faltaba uno la mano izquierda. No sabemos a ciencia cierta el por qué del nombre de este caso, pero tendrá su explicación, seguro. Les dejo que hagan sus propias elucubraciones.

8. “Musaraña”. Caso ubicado en Palma y con la conocida como “La Paca” como protagonista, una matriarca acusada junto a su familia de blanqueo de dinero y delito contra la Hacienda pública. Un botín del que la familia era propietaria y todo apunta a que es dinero proveniente del narcotráfico. A juzgar por el jugoso botín de este clan de “La Paca” en las musarañas no están, precisamente. Aunque quizá también se refieran a musaraña animal, un pequeño ratón de 10 cm que se caracteriza por ser muy ágil.

9. “Fitipaldi”. Se llamó así a una operación en la cual el sospechoso tuvo que ser seguido en coche durante semanas. Cuando a alguien le dicen que es un Fitipaldi, además de poner nombre al grupo de Fito, quiere decir que conduce el coche a gran velocidad, en honor al piloto de coches Emerson Fittipaldi.

10. “Churrasco”. Esta, la verdad, es que es de bastante mal gusto. Fue el nombre con el que se llamó al caso de un hallazgo desagradable, se encontró un cadáver calcinado cerca de Madrid, afortunadamente, el nombre del caso se cambió.