Nacional Política Sectores

Los bajos tipos de interés penalizan a la banca

Aunque el sistema es sólido y solvente no resulta “apetecible” para los inversores 

Los intereses por préstamos bancarios rozan los cero puntos, exactamente en el 0,3 por ciento tras el recorte llevado a cabo por el BCE. Una buena noticia para la sociedad, pero no tanto para las entidades financieras.

Y es que  “esta situación de tipos de interés bajos, la imagen negativa y la presión regulatoria hacen menos rentables a la banca” afirmaba con rotundidad el profesor del IESE Business School, Jorge Soley, durante la inauguración del 11 Encuentro sobre el Sector Bancario organizado por el IESE y EY.  Además ha añadido que “la banca tiene que ser apetecible y hoy no es lo suficiente en España” alertando de los peligros que continúan presentes a pesar del crecimiento económico.

No obstante no está todo perdido y las perspectivas, de continuar con la actual senda, son buenas “el sistema bancario español es sólido y solvente”, apuntaba el Gobernador del Banco de España, José María Linde. Aun con todo, conseguir las mejores cifras será vital en el futuro próximo para lo que la apuesta, entre otras medidas, pasa por la reducción de oficinas bancarias, algo que en su opinión mejoraría en varios puntos la rentabilidad.
Sin embargo, parece que los bajos tipos no afecta de igual modo a todas las entidades. Según Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, su entidad “no tiene dependencia rabiosa de los tipos de interés”. Lo que se explica por la diversificación de negocios (seguros) permite “defendernos mejor” de los efectos de tipos bajos.
Ahora bien la rentabilidad empresarial no es posible sin el crecimiento económico del país, una asignatura en la que España ‘progresa adecuadamente’. Según Juan José Toribio, profesor del IESE, “España cerrará con un crecimiento del 3,1 por ciento, incluso algo superior”, es decir, en línea con las previsiones del Gobierno y otras entidades. Una positividad de la que Gortázar va más allá al afirmar que “crecerá los dos próximos años, después se hará consolidar”.
Conquistar el exterior
Pese a que en nuestro país tienen una buena posición, el mercado exterior atrae a los dirigentes de las entidades bancarias. De hecho Linde asegura que “parte” de su consolidación en los últimos años se debe a los “resultados del negocio fuera de España”.
Iberoamérica, Asia, los destinos son múltiples pero algunos se decantan por el mercado norteamericano. Es el ejemplo de BBVA. Jorge Saénz, coordinador y director de negocio de la entidad que preside Francisco González en España, Turquía y Estados Unidos quien explicaba que  “la internacionalización nos ha permitido tener un balance equilibrado” asegura, y su objetivo “en Estados Unidos es crecer en el Sun Belt” (región que engloba todo el sur estadounidense). Algo que se sostiene por “la muy buena” relación que la entidad bancaria tiene con los reguladores americanos.

Sainz también ha hecho referencia a su posición en el mercado asiático en general y en China en particular, del que ha dicho que no se corresponde con su modelo de negocio “buscamos la saturación de los mercados”;  y modelo Asia “no nos permite tener el control”.
El mercado de las pymes
Conquistar el mercado interior, el exterior… todo suma a fin de cuentas, pero el futuro de la banca, como afirma Francisco Gómez, consejero delegado de Banco Popular, “está en una mayor relación con las empresas”, y por una regulación que tenga en cuenta su realidad.
Aunque las grandes compañías constituyen un gran aliciente, el mercado de las pymes es clave, y así se pone de manifiesto en la estrategia del Banco. Por esta razón, asegura que las entidades deben “reforzar” posiciones “en sectores estratégicos como el de las pyme”. Sin embargo, la sobrerregulación hace que la capacidad de dar crédito a las pequeñas y medianas empresas se vea comprometida y entrar en dicho negocio “es mucho más difícil de lo que pueda parecer”.