Economía

Los bancos lideran las subidas de las bolsas de España e Italia

Una vez más, el sector bancario y el petróleo han tirado del selectivo para afianzar el rebote de las últimas semanas. Tras subir un 1,56%, el Ibex ha logrado cerrar en los 9.283 puntos. La bolsa de Milán ha remontado un 1,45%.

Sin embargo, las bolsas de Francia y Alemania han visto prolongar las caídas de ayer y hoy perdían un -0,28% y un -0,34% respectivamente.

Mientras tanto, el petróleo pasa a revalidar máximos de 2016 al subir hoy un 2,5% hasta los 45,58$. Tras haber mantenido el tipo a pesar de la ausencia de acuerdo entre los países productores, el mercado empieza a tener la sensación de que la sobreoferta de crudo irá menguando.

Aparte, hoy también ha influido la bajada del dólar, que pasa a cotizar en el 1,131 frente al euro. Esta depreciación del dólar se produce en vísperas del comunicado que publicará mañana la Reserva Federal. El mercado no espera grandes sorpresas en este sentido, ya que no está prevista ni una revisión de estimaciones macroeconómicas ni rueda de prensa de Janet Yellen.

La agenda macroeconómica ha estado monopolizada por cifras de EE.UU. ha habido más decepciones que alegrías: pedidos bienes duraderos (+0,8% vs +1,9% est), confianza del consumidor (94,2 vs 95,8 est) y precios vivienda Case Shiller (+5,38% vs +5,50%). Lo más positivo ha venido con los datos de PMI servicios, que han superado en una décima las estimaciones tras situarse en los 52,1 puntos.

Dentro del Ibex, ha destacado el sector bancario: BBVA +5,30%, Caixabank +3,61%, Santander +3,33%…También en los valores más sensibles al precio del crudo: Sacyr +8,36%, Técnicas Reunidas +4,03%, Repsol +2,75%…

Los resultados corporativos de hoy han dejado buenas sensaciones. Han gustado de manera especial los de la entidad británica Standard Chartered, que ha subido casi un 10% tras rebajar considerablemente sus provisiones. También han subido tras anunciar cuentas compañías como BP (+4,5%), Orange (+1,9%) o Swedbank (+2,9%).

Esta noche al cierre del mercado americano será el turno de Apple, que se espera que reporte la primera caída interanual de ingresos desde 2003. La clave estará en las ventas de iPhones, que suponen 2/3 parte de la cifra de negocio de la empresa.

Felipe López-Gálvez