Economía Nacional

Los empresarios madrileños, partidarios de la propuesta de Ciudadanos de eliminar el impuesto de sucesiones y donaciones

La Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) manifestó este martes su apoyo a la propuesta de Ciudadanos de eliminar en toda España el impuesto de Sucesiones y Donaciones al considerar que supone tributar una vez más por lo ya tributado y que genera el cierre de muchas pymes cuando fallece el titular.

Según informó la CEIM, se trata de un impuesto “injusto” y “confiscatorio” porque exige tributar una vez más por lo ya tributado, gravado y pagado varias veces y es la causa de que muchos negocios no puedan continuar cuando se produce el fallecimiento del titular ante la imposibilidad de hacerle frente.

Estas situaciones generan, según los empresarios de Madrid, cierres de muchas pymes y, por lo tanto, la desaparición de puestos de trabajo, con lo que es un impuesto “insolidario”.

Según CEIM, la Comunidad de Madrid es un “ejemplo positivo” con la bonificación casi al 100% de este impuesto, cuya consecuencia es que “al no acometerse el hachazo fiscal, esos recursos económicos continúan vivos y se transforman en inversión, ahorro o gasto, lo cual produce un efecto multiplicador que genera una recaudación posterior mayor”.

Los empresarios madrileños incidieron en que “el reprimir el ansia recaudatoria de ese impuesto a la muerte provoca que más tarde, cuando esos recursos han mantenido y generado riqueza y empleo en nuestra economía, la recaudación sea superior y, por lo tanto, se disponga de más dotación para acometer políticas sociales”.

Defendieron que cuando existe una fiscalidad baja “razonable” se genera un entorno atractivo para vivir, invertir y generar riqueza y empleo, lo cual se traduce en mayores niveles de recaudación. Los empresarios de Madrid indicaron que la mejor política social que existe es la presión fiscal baja porque provoca un aumento sostenido de la recaudación.