Nacional Política PYMES Sectores

Los empresarios respaldan la continuidad de la política reformista de Rajoy y Merkel

Y alertan de que la inestabilidad e incertidumbre puede poner en riesgo la recuperación económica

“Las reformas son clave para asegurar que las economías sean competitivas, flexibles y resistentes”, así arranca el apartado segundo de la Declaración conjunta firmada hoy por los presidentes de CEOE (Confedereación Española de Organizaciones Empresariales), Juan Rosell, y Cepyme (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa), Antonio Garamendi, con sus homólogos alemanes de la BDI, Ulrich Grillo, BDA, Ingo Kramer, y DIHK, Erik Schweitzer.

Durante la Cumbre Empresarial Hispano – Alemana los responsables de las patronales germanas y españolas han trasladado a la canciller alemana, Angel Merkel y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy los retos a debatir en materia económica y empresarial. Así han respaldado la necesidad de continuar con las reformas estructurales puestas en marcha por ambos gobiernos y que, según se extrae del documento, “claramente están dando sus frutos a España. Alemania, por el contrario ha frenado el proceso de reformas minando la prosperidad económica futura”.

La Declaración pone el acento en la necesidad de consolidar un marco político “legal, estable y predecible” que permita continuar con el crecimiento económico y la creación de empleo. Los empresarios también insisten en una mayor vinculación en las Recomendaciones Específicas por País así como en la mayor coordinación de las políticas económicas entre los países de la Unión Europea (UE).

No a la tasa Tobin

Reducir las cargas administrativas se suma a las peticiones en las que coinciden los cinco representantes de los empresarios españoles y alemanes. Demanda que supone la apertura del telón para el verdadero debate de fondo: reducir la presión fiscal de las empresas y frenar el impuesto a las transacciones financieras, más conocido como la tasa Tobin, que “no contribuirá a mejorar la estabilidad de los mercados financieros y tendría un impacto significativo en las perspectivas de inversión y crecimiento de la UE, alterando el equilibrio competitivo”.

Puestos a pedir, tampoco han puesto freno a su afán protagonista en los Programas Nacionales de Reforma para los que piden una “mayor y más apropiada participación” que consideran “indispensable para ayudar a que la sociedad acepte mejor las reformas”.

La formación es otro de los ejes sobre los que deben girar las políticas orientadas a solucionar el grave problema de desempleo juvenil, y que según los datos publicados esta mañana por Eurostat, asciende a un 48,6 en España frente al 20,4 por ciento del conjunto de la Unión Europea. En este sentido se hace especial hincapié en reforzar el sistema de formación dual, que tomará su ejemplo del sistema alemán, en el que las Cámaras de Comercio juegan un importante papel.

Más inversión bilateral

Según han explicado atraer la inversión debe formar parte de la hoja de ruta de los Gobiernos. Para ello los Gobiernos deben avanzar hacia una “legislación inteligente” que simplifique en gran medida la actual y reduzca los costes económicos y temporales de las empresas. Un punto en el que será “absolutamente necesario llevar a cabo evaluaciones de impacto independientes ex-ante  y evaluaciones ex-post“, en las que se tengan en cuenta a las pequeñas y medianas empresas.

Todo ello deberá ser completado con una mejora y ampliación de los acuerdos comerciales como el ATCI (Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión) o el TTIP (Tratado de Libre Comercio) entre la Unión Europea y Estados Unidos. El objetivo es conseguir que Europa “lidere los debates sobre la regulación de los mercados”.

En este punto cabe destacar el comercio bilateral con el país germano alcanza los 56,9 miles de millones de euros, cifra que nos convierte en el segundo mayor socio comercial de España. Con respecto a las inversiones las empresas alemanas han arriesgado en nuestro país más de 31.000 millones de euros mientras que las españolas lo han hecho en Alemania por valor de 10.000 millones.