Política Sectores

Los españoles gastarán más de 600 euros en las compras navideñas

Es casi un 10 por ciento más que el pasado año

Cuando los españoles aún no se han recuperado de gasto ocasionado por la vuelta al cole llega otra época que hará temblar su bolsillo: la navidad. Una compra que tiene “un marcado carácter impulsivo”, señaló el Senior Manager de Deloitte, Bruno Rodríguez, durante la presentación del Estudio de Consumo Navideño que ha elaborado la misma compañía.

El gasto se ha incrementado casi un 10 por ciento para este año y se situará en torno a los 684 euros, un comportamiento que va de la mano del positivo crecimiento económico. Es una cifra aproximada y sacada de una encuesta a más de 1.500 personas, y si a esto se une que “suele ser mayor el gasto real que el estimado”, manifiesta Rodríguez, la suma podría incrementarse al igual que lo hizo el pasado año.

“El consumidor se siente con más ganas de comprar”, explica la socia de auditoría de Deloitte, Victoria Larroy. Sin embargo no todos los sectores saldrán beneficiados porque frente a la subida en la partida destinada a los regalos (12 por ciento) y viajes (25,2 por ciento), las familias recortarán cuatro décimas en la cesta de la compra, gastándose alrededor de 208 euros.

La crisis económica ha dejado huella, convirtiendo al consumidor en un comprador más “inteligente” y el cual “no va a desaparecer de un día para otro”. Cada vez es mayor la tendencia a adelantar las compras navideñas, de forma que a finales de la primera quincena de diciembre ya se han comprado “más del 60 por ciento de los regalos”. La razón es sencilla, aprovechar la importación de promociones como el Black Friday, fecha que “mucha gente aprovecha para hacer ya compras”, explica Bruno Rodríguez.

En este sentido, el comportamiento de los consumidores ha cambiado. Aumenta la búsqueda de rebajas, comparar precios a través de internet y regalar objetos más útiles, mientras que decrecen las compras impulsivas, los regalos de segunda manos o pedir dinero prestado, tanto a familiares como al banco. Prácticas que hacen de los españoles un comprador más “inteligente” y menos “agresivo” que renuncia a gastos extraordinarios, ocio y la adquisición de aparatos electrónicos y de telecomunicaciones porque ya existe una saturación en dicho mercado.

Quinto país por intención de gasto

España supera la media en la intención de gasto que llevarán a cabo los consumidores de cara a las navidades, pero además es el quinto en el ranking, por encima de países como Reino Unido. Pese a que la cifra no para de crecer año tras año y conforme la economía se recupera se sitúa por debajo de Reino Unido, que destaca por su potencia en la compra de dicha fecha.

Es un comportamiento desigual porque mientras que supera la media europea en el gasto de comida y ocio, se sitúa por debajo en cuanto a los viajes y regalos.

El aumento de los ingresos es una de las principales razones por las que se incrementa el gasto, pero no es la que ocupa el primer lugar. Es una razón tanto significativa como inesperada porque la mayoría de los encuestados afirma que no le importa gastar más porque quiere disfrutar la fecha con sus familiares y amigos y, por consiguiente, evitar pensar en la crisis.

Dinero, el regalo más deseado

Cambian los hábitos y también los regalos. El dinero es el regalo más deseado y el más práctico y, pese a que “ha ganado peso el regalo práctico” no es el más recibido porque alcanza el quinto puesto en la tabla. El elemento que más se regala es la ropa y el calzado.

Regalar una cantidad de dinero se asocia con frialdad, con no tener ganas de buscar el regalo perfecto. De esta forma, la gente recurre a aquellos que consideran usuales o típicos, como es la ropa y calzado, los libros o perfumes y cosméticos. Esto es en adultos, en niños triunfan los juguetes educativos, que “sigue siendo el regalo por antonomasia”, seguido de libros y prendas de vestir. Un comportamiento que siguen los adolescentes, aunque en este último caso se cambia los juguetes educativos por los videojuegos.

Analizar el dónde comprarán los productos también es un tema significativo, pues las grandes superficies y tiendas especializadas ganan cada vez más adeptos. En el caso de los regalos, los grandes almacenes y las tiendas especializadas representan el 60 por ciento de las compras y los hipermercados el 62 por ciento en cuanto a la alimentación. Se debe a aquello que más valoran los consumidores, que son precios bajos, asesoramiento por parte del personal de la empresa, y que puedan informarse en la tienda física pero realizar la compra por vía online, llegándoles el regalo a su casa.

Pero como toda regla, tiene sus excepciones. La tienda física sigue siendo el canal preferido para comprar alimentación y elementos textiles porque, a pesar del auge de internet, la gente todavía es reacia a la posibilidad de pagar online.

Yasmina Pena