Destacado Economía Nacional Política

Los estibadores suspenden la huelga tras llegar a un acuerdo con el Gobierno

El Gobierno ha aceptado finalmente conceder una moratoria a la patronal y los sindicatos de la estiba para que acuerden los convenios cumpliendo la nueva normativa del sector, aprobada hace un año para evitar la multa de la Comisión Europea.

Así lo explicó este lunes el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, tras reunirse con los sindicatos de estibadores en el Ministerio de Fomento, donde explicó que la moratoria se incorporará a través de una enmienda transaccional en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Gómez-Pomar manifestó que esta solución es “lógica y razonable” y explicó que la moratoria será de seis meses desde el momento en que se apruebe el decreto-ley que contendrá el reglamento de desarrollo de la ley de la estiba. En este sentido, defendió que la demora en la aprobación de este reglamento se ha producido por su “enorme complejidad”, ya que ha requerido el visto bueno de la Comisión Europea”.

Según indico, en estos momentos la normativa se encuentra en el Consejo de Estado, que debe emitir su informe en el plazo de unas tres semanas. A continuación, quedará pendiente de su aprobación definitiva por parte del Consejo de Ministros que, según Gómez Pomar, se podría producir a finales de junio. De esta manera, el plazo para que sindicatos y patronal de la estiba firmen los convenios se extendería hasta finales de año.

Precisamente hoy, 14 de mayo, vencía el plazo establecido por la ley de la estiba para alcanzar estos acuerdos, algo que según patronal y sindicatos no se puede hacer sin tener aprobado el reglamento de desarrollo de la norma que contiene las ayudas prestadas por el Gobierno para la reestructuración del sector.

Al término de la reunión, el coordinador general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), Antolín Goya, destacó que gracias a esta decisión del Gobierno los estibadores han decidido anular la posible convocatoria de huelga en los puertos.