Empresas Internacional

Los Oscars también hacen "bailar" las cotizaciones de Wall Street

Para los espectadores y aficionados al cine, la Gala de los Oscars es una especie de gran desfile de moda, en la que las estrellas de Hollywood lucen sus mejores galas y presentan su mejor sonrisa, todo ello para celebrar la fiesta del cine estadounidense. El glamour y los nombres de los ganadores es lo que más trasciende de esta ceremonia. Pero un evento de estas características supone además una inversión económica importante.

La ceremonia es un negocio, que en total mueve cerca de 37 millones de dólares, según un estudio de la consultora SourceHOV Company. Si se cuentan los gastos indirectos, esa cifra casi se duplica. Se contratan cerca de 3.000 personas. Solo la alfombra roja cuesta 30.000 dólares.

Si a eso además, le sumamos el gasto en ropa, zapatos, joyas y fiestas posteriores, la cifra es astronómica. Y por supuesto, las empresas cotizadas en bolsa también ven como su valor varía, en función de cómo se desarrollen los Oscars.

EL PAPEL DE LOS GRANDES ESTUDIOS

Una de las “habituales” de la ceremonia es Walt Disney Co., que a media sesión de hoy, última jornada antes de la ceremonia, subía más de un 1%. La productora de cine más conocida a nivel mundial suele ser una de las principales beneficiadas a nivel bursátil del desarrollo del mismo. En primer lugar, porque posee los derechos de emisión televisiva de la ceremonia, a través de la cadena ABC.

Además, las productoras esperan que sea su película la que se alce con la deseada estatuilla. Y no solo por una cuestión de prestigio; es evidente que esto impulsa notablemente su cotización en los mercados, además de sacarle más rentabilidad a la taquilla con sus cintas premiadas.

Red_carpet_at_81st_Academy_Awards_in_Kodak_Theatre

Por otro lado, el área de la producción en el negocio del cine es el que más está esperando que concluya y, si pueda ser, sus distintas películas obtengan la tan ansiada estatuilla para mejorar aún más si cabe la rentabilidad taquillera que han tenido con sus cintas.

Entre las grandes favoritas, también se puede ver la mano de los grandes estudios. La que más resuena para alzarse con el galardón a mejor película es 12 años de esclavitud, de Steve McQueen, la que hasta ahora se presume como la más favorita para llevarse la condecoración como mejor película, producida por Summit Entertainment, Plan B, River Road Entertainment, New Regency Pictures y Film4. Una película que ha recaudado ya lo que costó hacerla: supuso 20 millones de dólares y ya ha generado más de 100 millones de dólares. Si finalmente se lleva el premio, esas cifras van a seguir aumentando.

La exitosa Gravity, de Alfonso Cuarón, tiene 10 nominaciones a estos premios. Aunque costó más de 100 millones, ya lleva recaudados 700. Si la película consigue varios de los premios a los que está nominada, el resultado se vería también en Time Warner, cuya empresa subsidiaria es Warner Bros, en los mercados. Hoy Time Warner, a media sesión, subía casi un 2%.

La gran estafa Americana, de David O.Rusell, también es una de las favoritas, con 10 nominaciones a los premios Oscar, igual que Gravity. Y su productora, Columbia Pictures, que pertenece a Sony, también se frota las manos. Por ahora, la cinta ya ha recuperado hasta 4 veces el coste de hacerla. Si se hace con los deseados premios, sus ingresos seguirán creciendo. Y a la vista está que las apuestas se inclinan por ella, ya que a media sesión de hoy también se revalorizaba en bolsa, aunque algo menos que sus competidoras, tan solo un 0,20%.

Por cierto que también de Columbia Pictures es Capitan Phillips, una cinta más modesta en cuanto a nominaciones, pero que ha conseguido también colarse en la categoría de mejor película. En esta opción además compite Her, también de Sony Pictures, productora que además ha estado a cargo de Blue Jasmine.

Por último, no podemos olvidar El lobo de Wall Street, de Martin Scorsese. Su relación con el mundo bursátil no es solo argumental. Ha sido producida por Paramount Pictures, que forma parte de Viacom. La cinta, que opta a cinco estatuillas, también ha superado con creces el coste de hacerla. Los inversores tienen fe en la película, porque a media sesión de hoy sumaba casi un 1,4%.

En todo caso, está clara la supremacía de los grandes estudios. Ahora habrá que ver quién se lleva el mayor trozo del pastel.