Política Sectores

Los países de los Estados Árabes del Golfo ralentizan su crecimiento por la caída de precios del petróleo

Crecerán un 3,4 por ciento en 2015, una cifra inferior a los niveles entre 2000 y 2011, que se situaron en el 5,8 por ciento

Los países del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCEAG) crecerán un 3,4 por ciento en 2015 y un 3,7 por ciento en 2016, una tasa inferior al crecimiento medio experimentando en la región entre 2000 y 2011, que fue del 5,8 por ciento, según ha publicado este miércoles Coface.

Esta desaceleración se debió al descenso de los precios del petróleo, que han caído desde unos 110 dólares por barril a mediados de 2014, a 50 dólares en 2015.

No obstante, Coface explica que no todos los mercados han reaccionado de la misma forma, pues a pesar de las similitudes en las estructuras económicas los países difieren en su dimensión económica, población, nivel de diversificación y en los precios de equilibrio fiscal.

Por ello, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han sido los más resistentes a la caída de los precios del petróleo, ya que los ingresos por hidrocarburos representan el 25 por ciento del PIB y el 20 por ciento del total de las exportaciones. Sin embargo, el sector privado no petrolífero muestra un fuerte crecimiento impulsado por la demanda interna (gracias a las ventas minoristas y al aumento de la confianza) y el turismo, especialmente en Dubai.

Pero, pese a la menor dependencia del petróleo, este sigue siendo todavía el mayor producto de exportación y fuente de ingresos en las economías del CCEAG por lo que estas están intentando reemplazar este modelo de crecimiento económico a través de políticas de diversificación orientadas a reducir su dependencia.

Así, en comparación con sus vecinos, Arabia Saudí, EAU y Qatar han sido los que han tenido más éxito en diversificar sus economías. En este sentido, Coface prevé que los sectores de la alimentación y bebidas en EAU se beneficiarán de un mercado interno con altos ingresos, un consumo privado sólido, una gran población de expatriados con crecientes demandas, un fuerte crecimiento económico y el hecho de que el país sea un refugio seguro. Por su parte, en Arabia Saudí la industria más prometedora es la del sector de la automoción, ya que se espera que este crezca en un 3,6 por ciento en 2015 debido a la renta disponible, una demografía favorable y unas tasas de urbanización crecientes.

Asun Infante