Edición Limitada

Los Planetas celebran sus 20 años de carrera reeditando Super 8

En junio se cumplirán 20 años de un acontecimiento que cambió el rumbo de la música española. Languidecían los grupos de la escena pop de los ochenta frente a un magma de nuevas bandas identificadas como noise pop, cuando cuatro chicos de Granada resolvieron la encrucijada con un disco que alcanzaría la categoría de símbolo generacional. Ellos eran Los Planetas y su álbum Super 8, con el tiempo, el trabajo más importante de la banda más representativa de lo que se dio en llamar el indie de nuestro país.

Desde De viaje hasta La caja del diablo, aquellas canciones envueltas en el inconfundible diseño artístico de Javier Aramburu impactaron con fuerza en el pop y el rock del momento, y aún hoy son citadas como fuente indiscutible de muchas bandas emergentes.

 

Se cumplen 20 años de un momento crucial y Los Planetas lo celebran con una reedición de Super 8. En realidad, con una doble reedición. De un lado, el CD – que llevaba tiempo descatalogado – que incluye el EP Nuevas sensaciones. Del otro, una joya para coleccionistas: una tirada de 1.500 vinilos, numerados y limitados, vinilo de 180 gramos y una reproducción de las letras escritas a mano por Jota, que además incluye los temas en CD en su interior. El diseño es el original de Javier Aramburu, el mismo que se ha convertido en un icono de la música española de los años noventa.

De la trascendencia que aquel Super 8 tuvo para la música de nuestro país da idea el gran número de homenajes que están surgiendo para celebrar su vigésimo aniversario, entre ellos el libro-disco De viaje por Los Planetas. En él, el productor de aquel trabajo, el también bajista de Los Enemigos Fino Oyonarte, lo califica de “uno de los momentos más significativos de la escena independiente o alternativa”, mientras el periodista Julio Ruiz lo eleva a “principio de todas las cosas”. Para Jesús Ordovás, fue “un viaje iniciático sugerente, emocionante y digno”.

Lo describe con acierto el primer mentor del grupo, Javier Liñán: “Siempre a su bola”. Porque iban por libre, y lo siguen haciendo. La trascendencia de aquel debut de Los Planetas se asentó precisamente sobre una singularidad que dio lugar a toda suerte de paradojas. Como por ejemplo, abanderar la música independiente desde una multinacional; o cantar en castellano cuando la norma era hacerlo en inglés -¡y con qué letras!-; o enganchar a toda una legión de fans con un desprecio absoluto de la promoción como herramienta de marketing.

Surgió el primer disco de Los Planetas cuando Sonic Youth, Jesus and Mary Chain o Mercury Rev causaban furor entre tantos grupos españoles. Con semejante ruido no era fácil distinguir el polvo del grano, pero Los Planetas y Fino Oyonarte lo consiguieron con una producción arriesgada, rasposa, en la que la voz de Jota se pierde entre las distorsiones guitarreras de Florent, una fórmula que sigue funcionando como núcleo duro 20 años después. Desapareció el resto y quedó Los Planetas, mientras Super 8 se asentaba como la banda sonora de una generación.

Puede que la memoria traicione a buena parte de sus seguidores más veteranos: no fue Qué puedo hacer el primer sencillo de aquel disco. Ni siquiera De viaje o Nuevas sensaciones, que en realidad se convirtió en un descarte recuperado dos años más tarde. Brigitte fue la primera bandera del álbum, lo que da idea de hasta qué punto estaba repleto de joyas. Si está bien, Jesús, Desorden, Rey Sombra,… El pop más puro, el que encumbró a la nueva ola de los ochenta, incluso el de la mejor tradición de los sesenta, sometido a una producción bulliciosa que exige una actitud proactiva del oyente. Una actitud que abre de par en par las puertas de las punzantes letras de Jota. Esa es la fórmula del éxito de aquel Super 8, y por lo tanto de toda la carrera de Los Planetas.

Como sostiene Ordovás, de la compenetración entre Jota y Florent, de la aportación de los otros dos miembros originales de la banda, del diseño gráfico de Aramburu y de aquellas letras emocionantes surgió la combinación perfecta: “Algo de lo que estábamos necesitados entre tanta impostura”.

Fuente: Sony Music