Empresas

Los resultados de ArcelorMittal Europa arrancan 2016 cayendo un 34%

ArcelorMittal Europa ha experimentado durante el primer trimestre de 2016 una caída del 34% de su Ebitda, respecto al final de 2015, con una cifra total de 328 millones de euros. Una contracción que desde la compañía achacan al precio de los productos siderúrgicos para el arranque de año.

Aun así, el descenso “se vio parcialmente compensado por un aumento de los volúmenes de expediciones de productos siderúrgicos y una mejora del rendimiento en términos de coste”, avisan desde la “mayor compañía mundial siderúrgica”.

Por otro lado, el resultado de explotación obtuvo un saldo positivo de 77 millones de euros, mientras que las pérdidas en este sentido se lanzaron hasta los 465 millones en el trimestre anterior –debido a la depreciación de activos y devaluación de existencias-.

Para la tasa interanual, cabe recordar, que para el arranque de 2015, la compañía obtuvo un resultado positivo de 281 millones de euros. Mientras tanto, el volumen de producción de acero bruto en Europa también registró valores positivos de 11,2 millones de toneladas, un alza del 11,9% frente al trimestre anterior.

 “Los datos presentados hoy reflejan una caída del 34 % en la cifra de Ebitda, lo que evidencia el efecto que los bajos precios de los productos siderúrgicos han tenido en nuestros resultados; no obstante, conseguimos compensar parcialmente el efecto de los bajos precios gracias a nuestros continuados esfuerzos dirigidos a mejorar nuestro rendimiento en términos de costes”, admitía en este sentido Aditya Mittal, CEO de ArcelorMittal Europa y director financiero de la compañía.

Previsiones de consumo

La compañía prevé que la demanda de acero en el viejo continente se mantenga en más de un 21% por debajo de los niveles anteriores a 2007. Un factor que contrasta con la situación en la región NAFTA, donde se espera que la caída solo sea del 4,6% frente a los niveles previos a la crisis.

El consumo, así, de acero en Europa para 2016 crecería a un valor próximo al dos por ciento y que el aparente lo haga en valores cercanos a un punto porcentual.

Mientras tanto, las perspectivas económicas, constatan la continuidad de una modesta recuperación en Europa, impulsada por las medidas de estímulo adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), los precios bajos del petróleo y el aumento del empleo.