Edición Limitada

Los riffs de guitarra más famosos (y sencillos) del rock

¿Quieres aprender a tocar la guitarra? ¿Quieres convertirte en el centro de tus reuniones de amigos? ¿Quieres impresionar al personal controlando unas cuantas nociones básicas sobre la historia del rock? Pues nos ha dado arreón samaritano y queremos ayudarte.

Porque dominar un instrumento como la guitarra requiere horas, días, semanas, meses, años, lustros y décadas de tediosa práctica en solitario, pero puedes aparentar que eres un auténtico ‘guitar hero’ en llamas si sabes tocar los siguientes riffs que han marcado la historia de la música enchufada a un amplificador.

Algunos son realmente sencillos, pero otros, ay amigos, otros son un poquito omás complejos. Vamos a tratar de ordenar nuestras propuestas según el nivel de dificultad, animándote, eso sí, a que visites páginas para guitarristas para aprender exactamente cómo colocar tus dedos pertinentemente en el mástil (eso es lo primero, las posturas, ya si eso, después).

‘SMOKE ON THE WATER’ (1972)

Seguramente sin proponérselo, Richie Blackmore ideó para el álbum ‘Machine Head’ de Deep Purple uno de los fraseos de guitarra más interpretados de la historia. Tan simple como efectivo, su influencia entre las siguientes generaciones de aspirantes a músicos es mastodóntica. La iniciación para cualquier guitarrista pasa necesariamente por ‘Smoke on the Water’, sí o sí.

https://www.youtube.com/watch?v=7mCK05dgwgU

‘HIGHWAY TO HELL’ (1979)

Aparte de la constatación de que meter los dedos en los enchufes puede resultar beneficioso a la larga, Angus Young es uno de los guitarristas más carismáticos del rock. A pesar de estar en el pelotón de las leyendas vivas, lo cierto es que algunos de sus riffs más populares no son especialmente complicados. Como esta autopista al infierno de AC/DC, sin ir más lejos.

‘YOU REALLY GOT ME’ (1964)

Ray Davies escribió este clásico instantáneo de los Kinks, que se basa en riff ejecutado con ruidosos acordes de quinta, lo que de alguna manera lo convierte en precursor no ya del hard rock, sino incluso del entonces lejano punk. La posterior versión de Van Halen en 1978 no hizo sino engrandecer su legado.

‘SATISFACTION’ (1965)

La inspiración asaltó a Keith Richards en sueños. Le cogió por sorpresa, pero el guitarrista de los Stones pudo levantarse de la cama, encender una grabadora de casette y tocar el riff antes de volver a dormirse. De un golpe de creatividad tan pintoresco no puede salir algo especialmente complejo, pero sí absolutamente legendario.

‘LA GRANGE’ (1973)

Esta canción de ZZ Top siempre está presente en todas las listas sobre estándares de guitarra. Seguramente se deba a que cuarenta años después de su alumbramiento todavía sigue sonando como un inapelable rodillo eléctrico capaz de tumbar al más impertérrito.

‘COMMUNICATION BREAKDOWN’ (1969)

Por supuesto que Jimmy Page compuso para Led Zeppelin algunos otros pasajes de guitarra mucho más legendarios que ni vamos a mencionar por obvios, pero la urgencia simplona de este ‘Communication Breakdown’ aún sigue influyendo a nuevas generaciones de guitarristas con demasiada prisa por aprender a tocar alguna cosa resultona. Eso sí, los aspirantes a bajistas que no traten de imitar a las primeras de cambio la labor de John Paul Jones, bastante más compleja.

‘IRON MAN’ (1971)

Nadie a estas alturas puede discutir que Tony Iommi es un auténtico dios de la guitarra, capaz de crear ambientes ciertamente terroríficos, pesados, densos y angustiosos. Eso precisamente es lo que hizo con ‘Iron Man’, uno de los temas más famosos de Black Sabbath, perteneciente a su álbum ‘Paranoid’ de 1970. Pura iconografía sónica del rock.

https://www.youtube.com/watch?v=QHW6qL67R2M

‘SMELLS LIKE TEEN SPIRIT’ (1991)

El mundo nunca volvió a ser igual después de que la MTV estrenara el videoclip de este (ahora clásico) de Nirvana, que se abre con la cortante y atemorizante guitarra de Kurt Cobain. Sencillote como todo lo que hacía la banda de Seattle, aunque con una poderosa carga destructiva que conectaba de manera fulminante con el público.

‘ENTER SANDMAN’ (1991)

Metallica entraron en los noventa enfadando a sus más fieles seguidores por cierto ablandamiento en su sonido, pero facturando su disco más vendido hasta la fecha, conocido popularmente como ‘Black Album’ por el color de su portada. ‘Enter Sandman’ abre este trabajo con un fraseo de guitarra magistral de Kirk Hammett, que hasta hoy han debido interpretar unos mil trillones de guitarristas en todo el mundo conocido.

‘ENTRE DOS TIERRAS’ (1990)

Aunque la voz de Bunbury se lleve todo el reconocimiento, lo cierto es que las guitarras de Juan Valdivia eran las que realmente aportaban peculiaridad sonora a Héroes del Silencio. Siempre complejo y difícilmente imitable para los novatos, lo cierto es que su gran éxito ‘Entre dos Tierras’ se abre con un riff de guitarra que casi cualquiera podría tocar después de unos cuantos minutos de intenso aprendizaje. Casi cualquiera.

‘BLITZKRIEG BOP’ (1975)

En un reportaje sobre canciones facilones para tocar con la guitarra no podría faltar el punk y no podrían faltar los Ramones, alegato macarra de la simpleza musical hecha leyenda. Porque nunca se complicaron en exceso a la hora de componer, pero ahí estaba Johnny Ramone para rasgar las cuerdas de su instrumento como si le fuera la vida en ello (y le iba, de hecho). La verdad más auténtica e irrefutable a través de tres acordes.

 

Fuente: EUROPAPRESS