Los selfies se nos están yendo de las manos

De toda la vida ha sido una autofoto, incluso Daguerre habría sido capaz de hacerse una foto a sí mismo, enseñar a la historia sus fosas nasales y llamarlo como hubiera querido, que para eso fue el precursor de esta sin razón.

Desde que vimos en la gala de los Oscars hacer un “selfie” a los grandes del cine de Los Ángeles nos hemos puesto un poco locos, los medios de comunicación, los primeros con tanta Princesa Letizia se hace un selfie, la gala de los Goya con selfie, el duque de York, el Príncipe Guillermo, Esperanza Aguire, Federico Trillo… ¿Creo que ya es suficiente, no?

Puestos a ponernos, el primer inventor del “selfie” fue El Greco que fue el primero que osó a poner su cara en una de sus obras, en el “Entierro del Conde de Órgaz”. Después vino Velázquez, luego Goya, luego Picasso… Aunque ellos tenían un poco más de clase, no se ponían en sus obras enseñando la naríz desde abajo, ni se tapaban los unos a los otros en plan ¡Todos cabemos en la foto!

Así que con perdón, esto del selfie huele ya a antipolillas de armario dieciochesco. A ver si ahora, hemos inventado la pólvora.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies